Hábitos recomendados para perder peso

Seguir una serie de hábitos recomendados para perder peso es muy recomendable y a continuación os mostramos tres muy importantes.

Hábitos recomendados para perder peso

Hábitos recomendados para perder peso:

No cuente nunca las calorías.

Algunos sujetos sometidos a dietas alimenticias consideran divertido y útil el contar las calorías que ingieren como medio de reforzar su resolución de perder kilos, y puede serlo al principio, en especial para aquellos que no conocen bien el campo de la nutrición.

Sin embargo, contar las calorías refuerza también la idea de la dieta, y cuanto más se recuerde el hecho de que se está intentando adelgazar, menos posibilidades existen de alcanzar el éxito en este propósito.

Cantidad Frecuencia.

Para la mayoría, estar a régimen es un estado artificial, una condición temporal de desagradables privaciones. Todo programa de control de peso que pretenda el éxito se basa precisamente en lo opuesto: debe ser algo permanente, natural y tan poco molesto que llegue a parecer cualquier cosa menos un sacrificio.

Consulte la tabla presentada en las páginas anteriores y las recomendaciones contenidas en la Segunda fase del Plan —la nutrición—, pero sólo como líneas generales sobre qué comprar y qué comer; no pretenda, en cambio, llevar un recuento diario de las calorías que consuma.

No se pese más de una vez por semana.

Si es cierto, en lo que concierne a la pérdida de peso, que nada anima más que observar el éxito en la báscula, también será verdad que nada desanima más que el no verlo reflejado.

La razón principal de que un régimen fracase es que el individuo que se somete a él lo abandone antes de que tenga posibilidad de demostrar su eficacia, y ello se debe a que casi todos los regímenes parecen fracasar al principio, aunque en realidad estén dando resultado.

Mientras el cuerpo se ajusta al nuevo régimen en que se mueve, los fluidos del cuerpo quedan retenidos en él; ello sucede sobre todo en los que se basan en una nutrición equilibrada y un bajo consumo de calorías. Como resultado, no se produce una pérdida visible de peso durante las dos, tres y hasta cuatro primeras semanas de tratamiento.

Sin embargo, durante todo este tiempo se está haciendo desaparecer el tejido adiposo, aunque el impacto de dicha pérdida no se refleje en la báscula del cuarto de baño. Si usted se resiste a subirse a ella durante este tiempo, no se sentirá desanimado por lo que le indique. De hecho, cuanto menos caso haga a lo que marca la báscula, más fácil le resultará continuar con su nuevo régimen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *