Saltar al contenido

Diferencias de obesidad entre razas

Las diferencias de obesidad entre razas o sexos son inapreciables, si es cierto que las personas de mayor edad son más gordas que las jóvenes.

diferencias obesidad

 

Diferencias de obesidad entre la edad adulta y joven

Existe para ello una raz√≥n muy clara: la tasa de metabolismo entre los humanos decrece de un 0,5 a un 1 por ciento al a√Īo a partir de los veinte, lo que significa que los adultos deben disminuir su aportaci√≥n de calor√≠as en un cinco por ciento por cada d√©cada que pasa, si quieren mantenerse en un peso constante.

Pocos logran tal objetivo, lo que constituye la raz√≥n principal de que los adultos norteamericanos aumenten su peso en un promedio de medio kilo al a√Īo a partir de la edad de veinticinco.

También es posible identificar a los miembros obesos de la sociedad por meras observaciones sociológicas. Muy a menudo son desempleados, por ejemplo. Los gordos se ven sistemáticamente discriminados en el mercado laboral; son los que más dificultades tienen en lograr un puesto de trabajo, los que ascienden con menor frecuencia y los que con más facilidad son despedidos.

Alrededor de ocho millones y medio de norteamericanos son simplemente demasiado gordos para desempe√Īar cualquier tipo de trabajo estable, e incluso los que trabajan suelen ser solteros, separados o viudos, y por ello sujetos a las tensiones emocionales que produce la soledad.

También acostumbran a pertenecer a la clase media baja, en la que la obesidad es cuatro veces superior que entre los miembros de la clase media alta y la clase alta.

No obstante, para saber qui√©n es gordo en realidad no es necesario dividir a la poblaci√≥n seg√ļn las escalas peso/altura que se emplean en las compa√Ī√≠as de seguros, ni en los monogramas utilizados por la profesi√≥n m√©dica.

Basta con afirmar que todo el que parece gordo o se siente gordo probablemente lo es, aunque, como constataría sin duda el doctor Mayer, esta perogrullada no es particularmente iluminadora.

El problema, en realidad, no reside en quién es gordo, sino en por qué se es gordo.