Trucos para moverse más y eliminar la celulitis

Más que proponerse de entrada acudir a un gimnasio, conviene incorporar el movimiento a la vida diaria. Al gimnasio podemos aburrimos de ir, pero si incorporamos el movimiento a nuestra vida cotidiana, nunca dejaremos de movemos. Es decir, lograremos una continuidad similar a la que debe conseguir un régimen alimentario saludable.

Trucos para Moverse Más y Eliminar la Celulitis

Trucos para Abandonar el Sedentarismo

  • Después de comer, es bueno sacar a pasear el perro o ir a mirar escaparates. Una actividad física realizada dentro de los 45 minutos posteriores a haber comido ayuda a eliminar calorías.

  • Destierre los taxis de su vida si tiene que realizar un trayecto corto. Si el trayecto es largo, tome el taxi pero apéese unas manzanas antes de llegar a su destino. Proceda de la misma forma si viaja en metro o en cualquier otro medio de transporte.

  • Olvídese de los ascensores y actué como si no existieran. Subir y bajar escaleras constituye un excelente ejercicio y una magnifica forma de gastar calorías.

  • Destierre de su vocabulario la expresión ” ¿me alcanzas…? “. Levántese usted mismo para procurarse lo que necesita. Incluso ofrézcase para alcanzar las cosas a los demás.

  • Si tiene una tarde de intenso trabajo en la oficina, procure levantarse cada hora. Vaya al baño, estírese, mueva las piernas y vuelva caminando con paso firme.

  • Si se le cae algo al suelo, no permita que alguien se lo recoja. Levántelo usted mismo flexionando bien las rodillas y con la espalda erguida.

  • No es lo mismo mirar la televisión cómodamente sentado en el sofá que hacerlo mientras se pedalea en una bicicleta estática. Pedalear puede ser aburrido si solo se dedica a eso, pero si se entretiene con otra actividad, apenas percibirá que está pedaleando.

carrito

Trucos en la Compra

  • El carrito de la compra puede ser un buen aliado. Si va cargado con bolsas, es posible que se sienta tentado a utilizar el automóvil o a regresar en taxi. En cambio, si va con el carrito de la compra, no sentirá el peso y, de ese modo, caminara mucho más.

  • Si se ve obligado a coger su coche, estaciónelo siempre varias manzanas antes de llegar a su destino.

celulitis

Ejercicios Específicos para la Celulitis

La flacidez de la piel no es producto solamente del paso de los años, sino que ciertos hábitos y descuidos bastan para que el tejido conjuntivo pierda su elasticidad: las grasas se depositan constantemente, de manera que el tejido se distiende y aparece la celulitis.

Los ejercicios indicados a continuación tienden a estimular zonas concretas del cuerpo, aunque ello no debe confundirse con “milagrosos” ejercicios adelgazantes por zonas. Simplemente se trata de favorecer el riego sanguíneo y una mayor oxigenación de ciertas partes del cuerpo para eliminar las impurezas acumuladas en las células.

Los ejercicios correspondientes a la zona afectada de celulitis deberían realizarse con regularidad durante 10 minutos, dos veces al día.

abdomen

Ejercicios para el Abdomen

Estirado en el suelo boca abajo, doble las rodillas hasta formar un Angulo recto y coja los tobillos con las manos. Inclínese hacia delante y mantenga la posición unos segundos. Vuelva a la posición inicial y repita el ejercicio unas diez veces.

Tumbado con la espalda en el suelo y las manos en la nuca, doble las rodillas hasta que formen un ángulo recto y, a continuación, levante lentamente la parte superior del cuerpo hasta formar un ángulo de 45°. Permanezca así unos segundos, vuelva a la posición inicial y repita el ejercicio unas diez veces.

Sentado, con las piernas estiradas y juntas, extienda los brazos hacia delante o hacia un lateral y flexione alternativamente las rodillas, atrayendo las piernas hacia el pecho sin que toquen el suelo. Repita el ejercicio unas diez veces con cada pierna.

piernas

Ejercicios para Caderas, Glúteos y Nalgas

  • Estirado de lado, con el cuerpo recto y las piernas juntas, apoye uno de los antebrazos en el suelo. Levante despacio la pierna superior, todo lo que pueda, y vuelva a bajarla lentamente. Repita el ejercicio unas diez o quince veces, cambie de lado y haga lo mismo con la otra pierna.

  • De pie, con las piernas algo separadas y los pies paralelos, póngase de puntillas y doble las rodillas hasta que formen un ángulo recto. Mantenga la posición unos segundos y, siempre de puntillas, vuelva a estirar las rodillas. Repita el ejercicio unas diez o quince veces.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *