Todo sobre las plantas medicinales adaptogenas

Uno de los primeros investigadores que desveló la exis­tencia de las plantas adaptógenas fue el profesor Israel I. Brekhman, de la Academia de Ciencias de la antigua Unión Soviética. A él se deben los primeros estudios sobre la efec­tividad del ginseng (gin Pamix ginseng) y del Eleuterococo o ginseng siberiano (Eleutherococcus senticosus maxim.).

Ya en 1969, el Dr. Brekhman y sus colaboradores presentaron el concepto de los remedios adaptogénicos definiéndolos como aquéllos que sirven para incrementar la resistencia no específica frente a influencias externas de muy diverso origen, sobrepasando el concepto clásico de las plantas to­nificantes.

Las plantas adaptógenas sirven para muchos males

Los adaptógenos están de actualidad

Y es por una razón, inci­den favorablemente en el sistema inmunológico. Hoy día existe una notable preocupación por el estado de defensa inmunitaria. Mucho más cuando nos encontramos frente a enfermedades como el sida.

Si bien es cierto que los adaptógenos mejoran el estado defensivo inmunitario, especialmen­te frente a las infecciones causadas por virus, no es menos cierto que el motivo de esta disminución inmunitaria se debe, especialmente, a los hábitos de vida (dieta desnatura­lizada, estrés, preocupaciones) y a la contaminación deriva­da de las sociedades industriales.

Por este motivo, es impor­tante insistir en el hecho de que los adaptógenos no son la clave para la vida y la longevidad, ya que no nos podemos centrar exclusivamente en un tratamiento puramente sinto­mático, sin atacar las causas reales de los problemas que nos aquejan.

Las adaptógenas ayudan al sistema inmunológico

 

Los adaptógenos deben seguir los siguientes criterios:

Su acción es general y no específica, actuando a través de numerosos factores del metabolismo.

Tienen un efecto tónico, normalizador y regulador, in­dependientemente de los problemas de salud que se presen­ten.

La sustancia no ha de tener ningún efecto secundario y no debe provocar alteraciones fisiológicas.

Los adaptógenos realizan, entre otras funciones, estimular las glándulas suprarrenales. Al regular la se­creción de adrenalina, mejoran la respuesta ante el estrés.

También controlan la secreción de cortisol, que es una cortisona interna que regula el proceso de la inflamación y que, al ser segregada interiormente, no tiene los inconvenientes que el tratamiento con cortisona externa provoca en la medicina alopática.

Los adaptógenos tienen que ser sanos

Tonifica el sistema nervioso central

Es por esta razón que, clásicamente, la mayoría de plantas adaptógenas se han utilizado como tónicos y estimulantes nerviosos.

Efecto inmunomodulador. Éste es, quizás, el efecto más reciente que ha puesto en boga la utilización de adaptó- genos. Aumentan la capacidad de defensa orgánica, tanto en lo que se refiere a inmunidad celular como humoral.

Aumentar la resistencia física. Es evidente que algunas de las plantas adaptógenas más conocidas, como el ginseng o el eleuterococo, no sólo son estimulantes del sistema nervioso, sino que también aumentan la energía física.

Mejorar la tolerancia a la glucosa. Ninguna planta adaptógena tiene un efecto netamente antidiabético. Sin em­bargo, el efecto íntimo de los adaptógenos es el de mejorar el gasto energético del organismo, y la glucosa es el combustible básico que éste utiliza para proveerse de suficiente energía. Por este motivo, e indirectamente, los diabéticos se pueden ver beneficiados con plantas de acción adaptógénica.

Protección del hígado. Las plantas adaptógenas pare­cen tener un efecto protector de este órgano, pero desde el punto de vista del metabolismo en general.

Reforzar la resistencia propia del sistema inmunita- rio. Algunos estudios sugieren que ciertas plantas adaptóge­nas pueden disminuir las lesiones causadas por la acción de agentes químicos y físicos (como por ejemplo las radiaciones) sobre la médula ósea, que es la productora de las células res­ponsables de la inmunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *