Todo sobre la lechuga, sus propiedades y contraindicaciones

Rica en vitaminas A, B, C, D y E, la lechuga contiene sales calcáreas, potasio, ácido fosfóri­co, cloro, calcio, carbonato de sosa, fosfatos, cloruros, sulfatos (anhídrido sulfúrico), sulfuros, caroteno, cobalto, yodo, arsénico, cobre, cinc, manganeso, hierro y magnesio, lo que nos pa­rece más que suficiente.

Cosa extraña, la le­chuga contiene lactucarium, cuyos efectos sqn similares a los del opio sin por ello presentar los mismos inconvenientes en el terreno de la toxicidad, del estreñimiento, del amodorra­miento. El lactucarium, gracias a sus propieda­des calmantes, está muy indicado en los casos de insomnio, de incontinencia de orina, de es­pasmos viscerales, de palpitaciones cardiacas, de tos nerviosa, de espermatorrea, de excitación nerviosa o sexual.

La lechuga es rica en vitaminas

Se puede hacer una bebida poniendo 60 gramos de lechuga

Poniéndola en un litro de agua y cociéndola a fuego lento durante una hora aproximadamente. Hemos olvidado su­brayar que la vitamina E está recomendada para las futuras mamás y que es llamada también “vi­tamina de la juventud”.

Comed la lechuga cocida o cruda, sola o acompañada de otras verduras, con caldo o sin caldo, con estragón, cebolletas, etc. En resu­men, ponedla donde os apetezca; la lechuga es un poco como el perejil, “que está siempre presente”.

También podéis mezclarla con naranja. Des­pués de haber cortado en cuatro trozos los co­razones de lechuga, colocadlos en una fuente, aderezándolos con zumo de naranja y de limón, aceite, sal, pimienta y azúcar. Pelad una naranja y cortadla en finas rajas, a modo de guarnición.

Se puede hacer una bebida con la lechuga

He aquí una suculenta receta de lechugas con anchoas

Necesitaréis 4 lechugas, 8 aceitunas negras, 2 anchoas limpias y desaladas, 2 cucha- raditas de alcaparras, 5 cucharadas de salsa de tomate, mozzarella, 6 cucharadas de aceite de gi­rasol, sal y pimienta.

Limpiad y lavad cuidadosamente las lechugas, escurridlas bien. Mezclad en un tazón las acei­tunas deshuesadas y cortadas en trocitos, los fi­letes de anchoa igualmente troceados, las alca­parras, la mozzarella en daditos. Sazonad con sal y pimienta. Colocad las lechugas en una cacero­la, previamente engrasada con dos cucharadas de aceite; poned la salsa en el centro y, entre las hojas de las lechugas, verted el resto del aceite y un poco de sal.

Tapad y, transcurridos unos diez minutos de cocción, retirad la tapadera y acabad la cocción dejando evaporar el agua. Disponed delicadamente las lechugas en una fuente y servid caliente. Nadie os impide preparar unas ricas lechugas rellenas. Las cantidades para cuatro personas son: 4 lechugas, 2 litros de caldo, queso parme- sano rallado, 150 gramos de carne de vaca pica­da, mantequilla o un queso similar al bobel, un huevo, sal y pimienta.

Se retira el corazón de las lechugas y las hojas exteriores, dejando el resto unido al tronco; luego se lavan y se escu­rren bien. Se prepara un relleno rehogando la carne y los corazones de lechuga picados con mantequilla. Al cabo de una media hora de coc­ción, se retira del fuego y se deja enfriar.

Se añade un huevo crudo y el queso, trabajando con la cuchara de madera para amalgamar los ingredientes. Se rellenan las lechugas con esta preparación, se atan con un hilo y se cuecen unos minutos en el caldo. Se sacan y se les quita el hilo. Se depbsita en cada plato una lechuga rellena, acompañada de trocitos de pan frito, de un tazón de caldo y de mucho parmesano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *