Teorías y usos del limón

Asombrará a más de uno el epígrafe que encabeza estas líneas. ¿El limón un dentífrico? ¡Tan acostumbrado a oír a mu­chos odontólogos repudiarlo, solo pretexto de que perjudica el es­malte de los dientes! Si, lector.

El limón es un dentífrico, que, claro está, tiene también sobre sus espaldas la dificultad de la terrible dentera, pero cuyas propiedades higienizantes son notorias. Hay dos modos de utilizarlo para este objeto. El prime­ro consiste en emplear el limón combinado con la pasta usual para la limpieza, con el dentífrico habitual, echando sobre él unas gotas.

Teorías y usos del limón

Propiedades del Galio Amarillo y Genciana Amarilla

Y el segundo modo es hacer uso solo del limón, mojando el cepillo en su zumo y frotando como es de práctica, los resul­tados serán siempre satisfactorios, nunca malos para la salud de dientes y encías.

Click para ir directamente

Teoría de N. Capo

Uno de los libros más vulgarizados en los últimos tiempos en América y España sobre el tema presente, es el del profesor Cape, naturista, que como hemos señalado, recomienda su uso sin ninguna restricción. No sabemos si este autor estará en lo cierto al preconizar un empleo tan excesivo del limón, pero sí nos parece que en muchas ocasiones se basa, para sus conclusio­nes, en casos aislados, en testimonios de personas varias, que le escriben o le relatan los resultados maravillosos de esta nueva panacea, de este tan defendido curalotodo que nos vamos pre­cisados a tratar con la mayor prudencia. Según el profesor N. Capo, el limón “cura más de ciento setenta enfermedades”. Vea­mos cuáles son ellas:

Escorbuto, infecciones febriles, tifus, sarampión, escarlati­na, erisipela, difteria, viruela, parásitos del intestino, dilatación del estómago, afecciones de garganta, enfermedades contagiosas en general, angina de pecho, gripe, “trancazo”, inflamaciones de la sangre y de la piel, diarreas, “beriberi”, tos, tuberculosis, bronquitis, pulmonía, bronconeumonía, “vejez prematura”, “do­lores de cabeza”, jaqueca, alcoholismo, estados de excitación ge­nésica, desequilibrios nerviosos, enfermedades del corazón, arteriosclerosis, “hipo”, tortícolis, insomnios y pesadillas.

Teorías y usos del limón

Propiedades y beneficios del Geranio Robert y el Ginseng 

Agrieta­miento de labios y pechos, heridas hematomas de los tuberculo­sos, lepra, herpes y granos varios, inflamaciones de las amígda­las, vegetaciones de la nariz, envenenamiento de la sangre, car­bunclo, resfríos, catarros, obesidad, adiposidades, dolores de es­tómago, acidez de estómago, hígado, tabaco, intoxicaciones, cáncer, raquitismo, escrófula, várices, manchas de la piel, sed, sabañones, paludismo, rabia, mordeduras o picaduras de bes­tias venenosas, pestes varias, desarreglos mensuales en la mu­jer.

Flujos blancos, gonorrea, lúes, “tabes”, mal de Pott, úlceras de estómago, llagas de boca y garganta, colitis, peritonitis, infla­maciones del páncreas, hipocondría, hemorroides, conjuntivitis, hemorragias de nariz, parotiditis, “rasperas riel esófago”, ma­los humores, cálculos del hígado o de la vejiga de la orina, ure­mia, caída de pestañas, calvicie, caspa, mucosidades de nariz y ojos, enfermedades de los ovarios y la matriz, eczema húmedo y seco, sarna, ciático, reumatismo, gota, fístulas orquitis, vulvitis, avitaminosis, flatos, mal aliento, blenorragia, odontología, y dolores varios, diabetes, edema, enfisemas irritaciones de ve­jiga y vías urinarias, espermatorrea, sinovitis, prurito, poluciones, pleuresía, coriza, apendicitis crónica, ataques epilépticos (los reduce), cirrosis hepática, ictericia leucorrea, disentería, cistitis, hernias, prostatitis, hemiplejías, disneas, etc., etc.

Tal es la nutrida lista que este autor nos regala, dando tra­tamiento adecuado a cada caso. Hemos querido transcribirla para que el lector se dé por sí mismo cuenta de que al lado de afecciones puramente simples, algunas de las cuales no son en­fermedades, se hallan los más espantosos flagelos de la huma­nidad, el cáncer, las lúes, la tuberculosis, la lepra, qué se curan con limón.

Teorías y usos del limón

Propiedades y beneficios la Espinaca y el Estramonio

Es posible que la ciencia se haya estrellado durante tantos siglos contra estos males mayores que azotan a la especie, y que de pronto queden todos ellos vencidos por el insignifican­te, el humildísimo limón.

Nos parece, ciertamente, exagerado, aunque no por ello diremos al lector que prescinda del limón al estar atacado de ellos. Pero lo que queremos dejar bien sentado, lo que hemos repetido y seguiremos repitiendo es que no debe exponerse la salud y hasta la propia vida ensayando métodos todavía dudosos en caso de extremo peligro, como ser, cuando se es mordido por un animal que se sospecha rabioso, cuando se sabe hallarse atacado de apendicitis, cuando se tiene la seguri­dad de haber contraído una grave enfermedad genética.

Ver­daderamente inconsciente será el que en tales eventos no recurra al médico enseguida, poniéndose en cambio por sí mismo en manipulaciones inconducentes con limón o cualquier otra co­sa, que lo único que lograrán será robar el tiempo precioso, los minutos de los cuales depende quizá la vida misma.

Como Medicina

La mayor parte de los tratadistas convienen en admitir, po­co más o menos, que las semillas del limón son excelente vermí­fugo; en cuanto al jugo del fruto, que es lo que se utiliza más comúnmente, se le reconocen propiedades carminativas, esto­macales. ¿Eméticas, cardíacas, anti cefalalgias, febrífugas, sudorantes. Antiescorbúticas, antirreumáticas, anti diftéricas, etc.

La corteza del fruto tiene similares propiedades, pero es bueno pre­pararla hervida en agua antes de comerla. El jugo, para efectos estomacales conviene mezclarlo en agua, para disminuir su fuer­za.

Teorías y usos del limón

Propiedades y beneficios del Girasol y el Gordolobo

Para los reumáticos suele aconsejarse un método continuado de limones, que en uno y otro de los autores que tratan la ma­teria varia, diciendo algunos que el método debe ser progresivo y llegar a cantidades fabulosas, como treinta y cinco por día. No podemos, solidarizarnos con estas afirmaciones. Para efectos sudoríficos es preciso tomarlo con agua caliente y azúcar o miel. Como antidiftérico pueden hacerse gargarismos con él.

El hecho de que sea el limón sumamente ácido lo hace muy eficaz para combatir las enfermedades.

Hay autores que lo tienen por un diurético infalible, vale significar, que propicia la abundante emisión de orina. Desde Amntus Lusitanas, que recomendaba a un veneciano que no po­día hacer funcionar su vejiga de la orina, 4 onzas de limón, con resultados satisfactorios; desde el gran médico árabe conocido por Avicenas, que lo preconizaba en los casos de fiebres y a las mujeres encinta, a fin de hacerles más pasables las indisposicio­nes propias de la gravidez; todos le conceptúan un buen hepáti­co y diurético y hasta un gran auxiliar en las enfermedades del corazón.

Los que sin lugar a dudas tienen en este citrus un amigo apreciable son aquellos que padecen de reumatismo. No estamos en condiciones de afirmar concretamente que cura está molesta afección, pero no dudamos tampoco de que la alivie mucho. Ya hemos dicho que “los testimonios” no nos seducen, pero citare­mos uno que, por ser el paciente él mismo un facultativo, el profesor Netter, tiene más visos de sinceridad. El profesor Netter padecía de un lumbago cruel, que le tenía sometido a crisis do­lorosos. Se trató con limón, en cantidades elevadas, y parece ser que al poco tiempo dejó de molestarle la afección.

Teorías y usos del limón

Propiedades y beneficios del Eucalipto y la Eufrasia 

Donde el limón adquiere cabal jerarquía, indiscutible efi­ciencia es en la regularización de las digestiones. Aquellas per­sonas cuyos jugos gástricos no sean suficientes, que hallen siem­pre dificultades en el proceso digestivo, podrán tratarse con muy buen éxito con este fruto.

Pero no exagerar. Repitamos: no exagerar. Tanto el pro­fesor Capo como el mismo Leclerc exageran terriblemente en la dosis. Lacere recomienda un método terrible, que de ninguna manera podemos considerar prudente. Es así: Al comienzo, 2 limones en el día. Auméntese de 2 en 2, hasta llegar a 30 limones en el día. Disminúyase de 2 en 2 hasta concluir, se habrá tomado 200 limones en total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *