¿Tener obesidad deviene de un problema psicológico?

Existen muchos mitos populares, ampliamente extendidos que se emplean para justificar por qué los obesos tienen esa condición. Algunos de ellos son totalmente falsos y no tienen ninguna base empírica; otros no son del todo ciertos, y es necesario clarificarlos tanto como medida de prevención de la obesidad como para aumentar la eficacia de los tratamientos utilizados para combatir este grave problema de salud.

Ya en 1976, Mahoney y Mahoney, en su conocida obra Control permanente de peso. Una solución total al dilema de las dietas, hacían un análisis de estos mitos e ideas equivocados que no solamente se hallan extendidos entre la población general sino que con frecuencia también han sido utilizados con poca fortuna por profesionales que se autodenominan expertos en el tema de la obesidad.

Si eres obeso lo mejor es hacer dieta

No pretendemos incidir de nuevo sobre estas falsas ideas

Sobre todo porque algunas de ellas ya han sido tratadas en otra parte de este libro y otras serán abordadas más adelante. Por el contrario, trataremos de exponer el estado actual de las teorías psicológicas que se han formulado para explicar la obesidad.

Como ya señalábamos anteriormente, la mayoría de las obesidades se producen por un desequilibrio energético positivo, ya sea por una ingesta excesiva, por un déficit de consumo energético o por ambos factores.

En este sentido es ampliamente aceptado que los obesos tienen esa condición porque comen demasiado, y desde este punto de vista el interés de la psicología se ha centrado en formular modelos teóricos que expliquen a qué se debe este comportamiento.

Las distintas explicaciones teóricas que se han planteado desde una perspectiva psicológica.

Respecto a la obesidad hay mucha falsa información

Y pueden agruparse en los siguientes enunciados:

1. Los obesos tienen problemas de personalidad que alivian mediante la conducta de ingesta.

2. La ansiedad juega un papel fundamental en la conducta de ingesta. Los obesos comen más ante situaciones de elevada ansiedad, utilizando la sobreingesta como un mecanismo para reducir la activación emocional.

3. La conducta de comer en los obesos está bajo el control de estímulos externos (control ambiental), mientras que en los sujetos con normopeso está bajo el control de estímulos internos (control fisiológico).

4. El peso y masa corporal están determinados por una programación biológica preestablecida, siendo mayor en los sujetos obesos que en los que no lo son.

5. Las personas obesas tienen un estilo de alimentación diferente del de las personas delgadas.

6. El desequilibrio energético causa de la obesidad se debe fundamentalmente a un déficit de actividad física.

En las páginas que vienen a continuación, hemos analizado estos factores con mayor detalle, ya que permitirán al lector hacerse una idea de la complejidad del problema de la obesidad y de lo mucho que falta para la clarificación del peso específico de cada uno de estos componentes en la adquisición y mantenimiento de la obesidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *