Técnicas culinarias. La plancha, asar y fritar

Para una cocina saludable, la técnica a la que se someten los alimentos resulta esencial, como ya se ha apuntado al hablar de las “técnicas de cocina que reducen las grasas”.

Los alimentos han de estar en su punto, quizá poco cocidos para que conserven todas sus propiedades nutritivas.

Otros han de estar en su punto o al dente, como patatas, arroz, pasta y otros cereales. Para ello, opte siempre por mantener una temperatura moderada del fuego, aunque tardará menos tiempo con una temperatura elevada.

Procure recuperar los caldos de cocción, ya que contienen nutrientes esenciales y pueden utilizarse para realzar el sabor del plato.

Técnicas culinarias. La plancha, asar y fritar

Asar al horno

Constituye un buen método de cocción, pero siempre debe optar por mantener una temperatura moderada durante un largo período. Ya que así se logran una cocción uniforme y una menor pérdida de nutrientes. No sumerja los alimentos en aceite o mantequilla para evitar excesos que puedan dificultar la digestión.

Si dispone de un homo eléctrico, al ser hermético, puede obtener mayores temperaturas e incluso dedicarse a la elaboración de su propio pan.

Técnicas culinarias. La plancha, asar y fritar

Fritos y rebozados

En primer lugar, hay que vigilar la temperatura del aceite porque, si se calienta demasiado, se desnaturalizan sus ácidos grasos, lo que es perjudicial para la salud a largo plazo. Los aceites más adecuados para freír son los de oliva, soja y girasol.

Deseche el aceite que humee o se haya ennegrecido, ni tampoco use el mismo aceite para diversos fritos, ya que se estropea.

Como se ha indicado, trate de emplear la menor cantidad posible de aceite y escurra bien el alimento antes de servirlo. Ponga los rebozados sobre un papel de cocina para que éste absorba la capa superficial de aceite del alimento.

Técnicas culinarias. La plancha, asar y fritar

Cocinar a la plancha

Su principal ventaja radica en la práctica ausencia de aceite. Así se mejora la digestibilidad de ciertos alimentos, como la carne o los pescados grasos, y se evita la pérdida de nutrientes de patatas, berenjenas, pimientos y tomates.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *