Suplementos de minerales y vitaminas

Las vitaminas tienen, en general, un cierto efecto alcalini- zante y depurativo. No obstante, si estas vitaminas son inge­ridas en forma de píldoras, una sobredosificación nos puede conducir al efecto contrario, a una acidificación.

Vitaminas como las del grupo A, B, C, D y K son francamente alcalinizantes en su estado natural, no sólo por su acción aislada, sino porque en los alimentos frescos en los que naturalmente están presentes predominan los compuestos alcalinizantes.

Las vitaminas se encuentran el los alimentos frescos

En cuanto a los minerales, es importante no caer en el error de excedernos en el consumo

Es un error comer demasiados alimentos ricos en caldo u otros minerales, si no son tratamientos específicos que haya prescrito el médico o especialista.

Es importante la in­gestión moderada de minerales para no causar trastornos por exceso a nuestro organismo, como lo serían, en el caso del calcio, los cálculos, la pérdida de elasticidad de las paredes ar­teriales y los depósitos calcáreos en otras zonas del organis­mo.

De hecho, las necesidades minerales de nuestro cuerpo son pequeñísimas pero indispensables, especialmente en al­gunas etapas de la vida como en la infancia, durante el perio­do de crecimiento y osificación del esqueleto, en el embarazo y la lactancia y durante la convalecencia.

El exceso de minerales puede ser perjudicial

La terapia a base de megavitaminas

Para permanecer sano, el organismo necesita sólo una pe­queña cantidad de vitaminas. No obstante, existen tratamien­tos para curar algunas enfermedades, donde se han empleado con éxito dosis de vitaminas muy superiores a las habituales. La terapia a base de megavitaminas, como se la conoce habitual­mente, sigue suscitando bastante polémica.

Aunque la opinión médica más ortodoxa intenta desacreditarla, en determinados casos se ha llegado a resultados espectaculares mediante la ad­ministración de dosis masivas de vitaminas. Esta clase de trata­miento se centra en el valor terapéutico de las vitaminas más que en su carácter nutritivo.

Este tipo de terapia, surge tras comprobar empíricamente que una pequeña dosis de vitami­nas es capaz de curar determinadas enfermedades como el es­corbuto o el beriberi. Partiendo de esta base, se puede deducir que cantidades mayores o combinaciones de distintas vitami­nas deberían combatir eficazmente ciertos trastornos.

Esta terapia está muy extendida en Estados Unidos, aun­que apenas se emplea en Europa. Conviene abordar el tema con cierta cautela, entre otras cosas porque resulta difícil se­parar los hechos de la ficción (las estadísticas no están oficial­mente homologadas y se han realizado a pequeña escala).

Las primeras pruebas con megavitaminas tuvieron lugar en la década de los cincuenta. Dos médicos canadienses, los docto­res Hoffer y Osmond, iniciaron sus experimentos con niacina para el tratamiento de la esquizofrenia. El premio Nobel Linus Pauling -famoso por su defensa de la importancia de la vitami­na C- es otro partidario de esta terapia a base de megavitaminas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *