Remedios naturales contra Ciática

Remedios naturales contra Ciatica

Cosas que no sabías sobre la Ciática

Llamada también neuralgia ciática. Se trata de una inflamación del nervio ciático. Los síntomas son más o menos los siguientes: primero se siente un cierto dolor en los riñones, ligeramente molesto, al que por lo general no se presta mucha atención. Luego, en una segunda fase, el dolor se torna más agudo y se irradia hacia la parte posterior del muslo, hacia la pantorrilla e incluso baja hasta el pie.

Es todo el nervio ciático el que está en juego. Finalmente se produce una tercera fase, en el curso de la cual el dolor desaparece de la parte superior del miembro y se concentra, por el contrario, en las regiones más bajas. Las causas pueden ser numerosas.

Los reumatismos son sin duda una de las menos desdeñables. Pero a veces la causa es otra y se trata de una alteración de los discos íntervertebrales, es lo que se denomina enfermedad discal. ¿Qué debe hacer la persona que sufre la ciática? Guardar cama, en completo reposo, mientras no se haya calmado la inflamación.

15371797860_b570042607_z

Remedios naturales contra  Ciática

De todos los dolores que sufre el cuerpo humano, el de la ciática es uno de los menos soportables. Así que, vamos, cojan dos trozos de tela, una plancha y algunas hojas de col; pongan las hojas entre los trozos de tela, tras haberlos calentado con la plancha. Aplicarlos directamente sobre las partes doloridas.

Una cataplasma de harina de gramos de mostaza también es aconsejable. La harina debe ser negra y mezclarse con agua tibia. Cuando la pasta es bastante espesa, aplicarla sobre la parte enferma. En un primer momento (es decir, durante digamos los primeros quince minutos) debería producir un débil aflujo de sangre hacia la superficie de la piel y una fuerte sensación de ardor. Esto se calmará poco a poco. Atención: no mantener nunca la cataplasma más allá de 50 minutos.

Asimismo contamos con la pulpa fresca del rábano blanco que produce un aflujo de sangre en los vasos capilares. Se trata de hacer aplicaciones en los puntos dolorosos. Cuidado, las personas cuya sensibilidad cutánea es muy aguda sólo deberán aplicar las cataplasmas unos minutos (de todos modos es totalmente des-aconsejable superar una aplicación de 20 minutos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *