Remedios Caseros para el Resfriado

Remedios Caseros para el Resfriado

Resfriado Común, Causas y Tratamientos

Un resfriado es un enfriamiento general o local de grado menor. La mayoría de las enfermedades por resfriado, como la gripe, son infecciones víricas. Según la opinión popular, basta con enfriarse o mojarse para ponerse enfermo, pero, en realidad, influyen numerosos factores antes de producirse el resfriado.

Generalmente cuando se habla de resfriado se hace referencia a una infección gripal o catarro. Los síntomas de la enfermedad, sin embargo, son muy diversos: fiebre ligera, dolor de cabeza y dolores de las articulaciones.

No existe una terapia especial; los resfriados desaparecen por sí solos después de cierto tiempo, siempre que se tenga cuidado de no volver a coger frío, es decir, si se toman baños de pies o se guarda reposo en la cama. Hay que tener cuidado, ya que en algunos casos detrás de un resfriado pueden ocultarse también enfermedades graves, como por ejemplo la pulmonía.

En caso de duda debería consultarse a un médico. Un resfriado se puede prevenir eficazmente fortaleciendo las defensas. Un niño sano se res fría al menos cuatro veces al año. Si tiene fiebre y dolor de garganta, son muy eficaces los siguientes remedios.

thyme-177261_640

Remedios Botánicos para el Resfriado

 

Remedio Casero 1: Amargo sueco

En caso de resfriado fuerte se echan unas gotas de amargo sueco en una cuchara y se inhalan con la boca abierta. Junto con una infusión de milenrama se toma tres veces al día una cucharadita de amargo sueco.

Remedios Populares 2: Apósito para el cuello

En caso de dolor de ganglios se aplica un apósito para el cuello. Se envuelve el cuello con un paño húmedo y después con un paño de lana caliente. A continuación el paciente debe descansar echado durante una o dos horas.

Remedios de la Abuela 3: Los baños de serpol o de flores de heno

Son buenos para las vías respiratorias. Para los niños, el agua no debe estar a más de 35° y el baño solo debe durar cinco minutos. A continuación se irá directamente a la cama. Si el niño está convaleciente, se le prepara un baño de hierbas para su fortalecimiento.

resfriado

Remedio Natural 4: Envoltura de pantorrillas fría

La envoltura de las pantorrillas debe ir desde el tobillo hasta la corva de la rodilla. Como capa húmeda e intermedia basta con una toalla de lino gruesa; por encima se coloca un paño de lana. El paño interior de la capa húmeda debería medir 80 x 110 centímetros.

Básicamente se trata de lo siguiente: el paño exterior tiene que sobresalir por encima del intermedio, y este tiene que hacerlo por encima del interior, para que la envoltura este bien cerrada por todos lados. El paño interior de lino grande se moja en agua fría y se retuerce. Seguidamente se coloca alrededor de la pantorrilla y se estira para que quede liso.

Encima se coloca un paño intermedio de lino de la misma manera y finalmente el paño de lana. La envoltura no debe estar muy apretada, pero si bien tensa sobre la piel. El paciente tiene que estar en la cama (los hombros y los brazos deben quedar cubiertos por la manta). Si con la envoltura no se consigue la reacción precisa, una sudoración profusa después de aproximadamente una hora, se coloca una bolsa de agua caliente.

Remedio Eficaz 5: Infusión de hierbas

Aparte de la envoltura de las pantorrillas, se le da al niño una infusión sudorífica o también una infusión bronquial. Si tose, se le da infusión de hinojo a cucharadas.

Remedio Botánico 6: Ortiga menor

La polifacética ortiga menor fortalece el sistema de defensas del cuerpo y protege contra el peligro de contagio de resfriados.

Remedios Caseros 7: Ulmaria

Se escalda una cucharadita colmada de flores de ulmaria finamente troceadas por taza, se deja reposar medio minuto y se cuela. Se recomienda beber a sorbos de dos a tres tazas al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *