Remedios Caseros para los Espasmos y la Tendinitis

pantorrillas

Espasmos o Calambres

Los calambres son contracciones musculares involuntarias. Las contracciones de poca duración se denominan espasmos musculares crónicos, y las que duran más tiempo, espasmos musculares tónicos.

Los espasmos dolorosos tónicos de distintos grupos musculares están causados por hiperextensión de músculos sobrecargados fatigados.

El calambre de pantorrilla es el espasmo más frecuente de este tipo. Se produce, por ejemplo, después de marchas fatigosas o de nadar. Un buen remedio contra los calambres son los masajes y baños calientes, así como los antiespasmódicos.

Remedio Natural 1: Almohadilla de Licopodio

Se rellena una almohadilla con licopodio ya seco; de 100 a 300 gramos de hierbas, según el tamaño de la zona afectada, y se coloca durante la noche sobre ella.

tendinitis

 

 

Causas de la Tendinitis

Esta dolencia puede ser causada por diversos factores: sobreesfuerzo, un suelo demasiado duro, malos aparatos deportivos, tendencia al reuma, focos purulentos, lesiones, un desgarro de un tendón mal curado, etc.

El riesgo de una tendinitis, se ve aumentado por el hecho de que el tejido de los tendones, recibe muy poco riego sanguíneo; no tiene vasos sanguíneos propios y se alimenta de los que le rodean; lo que explica la difícil curación de estas lesiones. Por eso, las tendinitis son largas y molestas.

Esta lesión se produce cuando el músculo realiza un trabajo superior al normal. Se ha hecho más grande y fuerte a causa del entrenamiento deportivo, o sobreesfuerzo en actividades laborales, pero el tendón que lo une al hueso sigue tan débil como siempre.

La consecuencia de ello son muchos pequeños desgarros en el tejido del que se exige demasiado, que realiza un esfuerzo excesivo, y esto da lugar a cicatrices.

El tendón, a su vez, se desliza en una vaina tendinosa muy sensible y ejerce un roce tan constante sobre ella, que hace que se inflame.

Remedio casero 1: Tratamiento de frío

En caso de inflamación aguda; hay que descansar enseguida el tendón e inmovilizarlo con ayuda de una venda. Se debe aplicar el mismo tratamiento de frío que se describe bajo el epígrafe “Distorsiones y desgarros musculare”.

Pero si la tendinitis se ha vuelto crónica; resultan muy útiles las compresas calientes de trigo molido, consuelda, lodo o arcilla. Se aplican cuatro días seguidos durante algunas horas, se deja un día de descanso y se vuelve a repetir todo el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *