Remedios Caseros para las Hemorragias

Remedios Caseros para las Hemorragias

Tipos de Hemorragia

Según la ubicación de la lesión, las hemorragias pueden ser arteriales, venosas o capilares.

En una hemorragia arterial la sangre brota abundante y en forma de surtidor, con intensificaciones rítmicas según el latido cardiaco. Su color es rojo claro, en contraposición con el color oscuro de la sangre de las venas, que sale en un chorro continuo.

Ante esta situación, lo más importante es man­ tener la calma. El peligro de desangramiento no es tan grande como se suele suponer, y a que los vasos se contraen rápidamente.

En caso de hemorragia grave, es aconsejable aplicar un vendaje tenso. Para ello se coloca un paquete de algodón o celulosa sobre el vendaje esterilizado y se envuelve todo con la venda tensa. Se debe tener cui­ dado de no provocar congestiones, por lo que es mejor atarlo sólo en caso de necesidad.

Remedios Caseros para las Hemorragias

Remedio Popular 1: Vendaje

De todas formas, se debería intentar mantener la parte de la herida en alto y colocar un vendaje tenso, poniendo celulosa sobre la gasa que se ha colocado encima de la herida, y envolviéndolo todo fuertemente.

Este tratamiento suele ser suficiente en los casos de hemorragia venosa o heridas abiertas. Por el contrario, las hemorragias arteriales en el cuello, en las axilas y en el muslo pueden llegar a ser mortales.

Remedio Casero 2: Presión

Ante una situación de este tipo, lo más importante es intentar cortar la hemorragia; para ello, se presionará con un dedo sobre el vaso roto, hasta que pueda cerrarlo el médico con una pinza. También se puede cortar la hemorragia haciendo presión con los dedos en la dirección del corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *