Remedios Caseros para la Hemorroides

remedios-caseros-para-la-hemorroides

Hemorroides, Causas y Tratamientos

Primero que todo hay que aclarar que las hemorroides son dilataciones de los vasos sanguíneos en la región del recto. Normalmente son tumores blandos en forma de nódulos o protuberancias que se encuentran dentro o fuera del esfínter anal. Por eso también se habla de hemorroides interiores y exteriores.

Los dos tipos tienen en común que aumentan o incluso se manifiestan claramente por primera vez al presionar el vientre (en la tos o en la defecación). Además la causa de las hemorroides es la hemostasis en los vasos sanguíneos de esta región, que se puede atribuir a una vida sedentaria y a malos hábitos en la comida y la bebida.

Las hemorroides interiores, mucho más frecuentes, a menudo no causan ningún trastorno. En su desarrollo se distinguen tres fases: primero sangran sin causar dolor; después, cuando se presiona el vientre, el nódulo se abomba; finalmente aumenta el tamaño del nódulo, y se produce un prolapso al andar y al estar de pie, así como fuertes hemorragias.

Otros síntomas de las hemorroides interiores pueden ser escozores, picores, dolores, presión indeterminada, excoriación en el ano, flujo y estreñimiento.

 
 
 

En caso de una afección de hemorroides se deberían evitar tanto los alimentos flatulentos como especias picantes, alcohol y café. En cualquier caso, se debería renunciar a los laxantes. Se recomienda movimiento al aire libre, no estar sentado ni de pie demasiado tiempo, y vestir ropa que no oprima.

También después de cada defecación hay que lavar la región del ano con una esponja suave. En la segunda y tercera fase de la afección, suele ser necesaria una obliteración o una terapia operatoria.

Remedios Caseros para la Hemorroides

Tratamientos Caseros para la Hemorroides

 

Remedio Casero 1: Licopodio

Se bebe por la mañana en ayunas, todos los días, una taza de una infusión de licopodio

Remedio  Popular 2: Bolsa de Pastor

Se echa una cucharadita colmada de bolsa de pastor por taza, se añade agua hirviendo, se deja reposar medio minuto y se cuela. Con el extracto templado se hacen enemas o lavados.

manzaniolla

Remedios Naturales 3: Manzanilla

La manzanilla es un remedio indirecto para el tratamiento de las hemorroides, ya que favorece la defecación sin actuar como laxante. Se echa agua hirviendo en una taza con una cucharadita colmada de manzanilla, se deja reposar medio minuto, se cuela y se bebe. La dosis es de una taza al día antes de desayunar.

Remedios Alternativo 4: Ungüento de Manzanilla

El ungüento de manzanilla da buenos resultados en el tratamiento de las hemorroides.

Remedios Eficaz 5: Milenrama

En caso de hemorroides muy sangrantes, la infusión de milenrama es un buen remedio, puesto que se echa agua caliente en una taza con una cucharadita colmada de milenrama y se deja reposar medio minuto. Se bebe una taza por la mañana y otra por la noche.

Remedio Efectivo 6: Ungüento de Milenrama

En una sartén se calientan 180 g de manteca de cerdo pura y se agregan a la grasa caliente 30 g de flores frescas de milenrama y 3 0 g de hojas de frambuesa, finamente picadas. Se deja hervir todo una vez, se remueve bien y se retira la sartén del fuego mientras se tapa y se  deja enfriar durante toda la noche.

Al otro día se vuelve a calentar la sartén hasta que la grasa esté lo suficientemente líquida como para poder pasarla por un paño limpio. Se exprimen las hierbas que quedan en el paño y el ungüento resultante se introduce en recipientes herméticos y se aplica el remedio en los vasos dilatados. El ungüento de milenrama debe conservarse en lugar fresco.

milenrama

Remedio Caseros 7: Celidonia

Se añade agua caliente a una taza que contenga una cucharadita rasa de celidonia mayor y se deja reposar medio minuto. Se beben hasta dos tazas al día.

Remedio Naturales 8: Jugo de Celidonia

De las hojas, flores y tallos de celidonia mayor recién cogidas se obtiene  zumo de celidonia con un exprimidor. Se bebe una cucharadita de jugo de celidonia mayor al día, diluido en una taza de agua.

Remedios Eficaces 9: Equiseto

Las características hemostáticas del equiseto menor garantizan una ayuda rápida en el caso de hemorroides muy sangrantes. Según la intensidad de la hemorragia, se añade agua hirviendo en una taza con dos o tres cucharaditas colmadas de equiseto menor, se deja reposar medio minuto, se cuela.

Se beben dos o tres tazas al día Amargo sueco. Se humedece una torunda de algodón grande con amargo sueco y se aplica en el ano durante la noche. Finalmente antes de acostarse se toma una cucharadita de amargo sueco diluido en agua templada o en infusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *