Remedios Caseros para la Delgadez

delgadez-2

Como evitar la Delgadez

La disminución del peso corporal es la consecuencia de una falta de equilibrio en el metabolismo: un suministro escaso o un consumo excesivo.

Cuando la delgadez no es simplemente consecuencia de una alimentación insuficiente, puede ser un  síntoma de enfermedades no detectadas: diarrea, enfermedades infecciosas agudas y crónicas (tifus,  tuberculosis, malaria, etc.), enfermedades de las glándulas hormonales, tumores malignos, enfermedades  de los órganos hematopoyéticos y del sistema nervioso central.

En estos casos el enflaquecimiento está  acompañado por la incapacidad de realizar esfuerzos. No obstante existe una delgadez constitucional,  que no es una enfermedad sino generalmente una peculiaridad condicionada por la herencia.

Las personas  afectadas pueden comer lo que quieran y no engordan: siguen estando delgadas. Ello no afecta a su capacidad de rendimiento ni a su apetito.

La anorexia es un cuadro cada vez más frecuente en chicas jóvenes. En estos casos la alimentación se  reduce por trastornos psíquicos. La falta de apetito de estas chicas se debe al nerviosismo, que sólo se  puede curar eliminando la causa psíquica. Si la anorexia no se trata puede llevar incluso a la muerte.

 
 

Remedios Caseros para la Delgadez

Remedios Caseros para la Delgadez

 

Remedio Casero 1: Ácoro

Los trastorno s metabólicos son a menudo los causantes de que aparezca una delgadez llamativa, a  pesar de una alimentación nutritiva y abundante. En estos casos los poderes curativos del ácoro pueden  suponer un buen remedio.

Se deja en remojo durante doce horas una cucharadita de raíz de ácoro en una taza con agua fría. Pasado  este tiempo se calienta y se toma a sorbos antes y después de cada comida.

En total, el contenido de la taza debe repartirse en seis sorbos a lo largo del día. No se puede beber más de una taza diaria. Lo más  práctico es guardarlo en un termo previamente calentado.

Remedios de la Abuela 2: Baño de cuerpo entero de ácoro

Además de la taza diaria de raíz de ácoro, es conveniente tomar  ocasionalmente baños de cuerpo entero de la misma hierba. Durante doce horas se dejan en remojo 200 g de raíces de ácoro en cinco litros de agua fría.

A continuación se calienta, se cuela y se añade al agua del   baño. Dentro de la bañera, el corazón tiene que quedar fuera del agua. La duración del baño es de 20 minutos, pasados los cuales sin secarse, se debe su d a r en la cama envuelta en un albornoz.

Remedio Eficaz 3: Diente de león, ajenjo y raíz de angélica

Mezclar, a partes iguales, diente de león, ajenjo y raíz de angélica.  Extraer una cucharada de la mezcla y verter en una taza de agua.  Cocer breve (5 minutos de ebullición). Tomar dos o tres al día, media hora antes de las comidas.

Remedio Popular 4: Flores de agrimonia

Verter 1 cucharadita de flores de agrimonia en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Colar y tomar dos tazas al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *