Remedios Caseros para el Estreñimiento

Remedios Caseros para el Estreñimiento

Remedios Caseros para el Estreñimiento

Como los reumatismos, el insomnio, las colitis, u otros trastornos más o menos corrientes, el estreñimiento puede clasificarse entre los trastornos sociales. Cabe esperar que un día se forme en nuestro país una asociación nacional de estreñidos, que hallará su lugar, a no dudarlo, en la unión mundial de estreñidos. Lo que queremos decir es que, dado que esos trastornos son muy comunes, todos estamos más o menos afectados por ellos.

El estreñimiento es una alteración de la motricidad de las vías intestinales. Pueden buscarse sus causas en varios terrenos. Puede estar producida por una insuficiencia alimenticia o por una alimentación demasiado rica en carnes o en leche, por insuficiencia hepática o por mala musculatura intestinal, etc. Algunas de sus causas han sido siempre conocidas; entre ellas, la sedentariedad, por ejemplo, entre aquellos que sólo quieren recorrer algunos metros a pie, ocupa un lugar destacado.

 

oliva

Fitoterapia para el Estreñimiento

Las plantas ofrecen aquí muchos “remedios”. Hemos encontrado, entre las más antiguas recetas, una decocción de polipodio (llamado también helécho regaliz y amigo de los viejos muros), que ha de prepararse del modo siguiente: 20 a 50 gramos, no más, en un litro de agua hervida durante un cuarto de hora, y si es posible aromatizado con una pizca de hinojo o de angélica. Dosis: una taza por la mañana, en ayunas. Los fítoterapeutas añaden: “Esta decocción tendrá un ligero efecto purgante, pero no será en absoluto irritante”.

Es sobre todo en los casos de estreñimiento persistente cuando conviene beber la decocción anterior. Es también adecuada para los casos extremos de constipación la infusión de semillas de lino. Se prepara con unos 10 gramos de semillas de lino en una taza de agua hirviendo. Filtrar, luego beber el líquido en una taza de té. Previamente se la habrá endulzado preferentemente con miel. Dosis: una o dos tazas diarias.

A propósito, ¿cómo se denomina a esas plantas que ayudan a “liberar”? Laxantes. Y en seguida se piensa en el aceite de oliva, que está particularmente indicado para las mañanas. 50 gramos bastan, sobre todo si se añade un poco de sal y algunas gotas de limón.

¿Por qué por la mañana? Porque se ha podido comprobar que el intestino resulta más fácilmente excitable después del reposo nocturno. Esto explica también que el 70 por 100 de los individuos realicen sus defecaciones entre las 7 y las 8 de la mañana.

He aquí otro consejo en forma de infusión: 25 gramos de pétalos de rosa en un litro de agua, a los que se añaden 20 gramos de sena y un poco de azúcar.

Otra infusión aconsejable se hace con flores y hojas de malva. Hervir en un litro de agua, durante 15 minutos aproximadamente, unos 50 gramos de flores o de hojas de malva. Tras haber filtrado la infusión, añadir un poco de miel y bebería durante 15 ó 20 días, a razón de tres o cuatro vasos pequeños diarios, regularmente distribuidos en el curso de las 24 horas.

5642675285_c4f823b9c7_z

Mas tratamientos para el Estreñimiento.

¿Y la achicoria? Hela aquí en decocción. Hervir en un litro de agua de 10 a 15 gramos de raíz fresca de achicoria. Dejarla enfriar y filtrar a través de un tamiz. Sin azucarar, beber un vaso cada mañana, en ayunas.

Asimismo puede prepararse una infusión de achicoria (siempre de raíz fresca). Tomar una cucharada de té, echarla en una taza de agua hirviendo y dejarla decantar durante algunos minutos, luego bebería. Una taza por día, después de la comida más importante.

Tampoco podemos olvidar las cualidades laxantes indiscutidas de la cáscara sagrada. En este caso se utilizará la corteza seca. Macerar 30 gramos en 200 gramos de alcohol de 60°. Dejar reposar durante cuatro días y luego filtrar. Verter el líquido en una botella provista de cuentagotas y tomar 25 gotas por la noche antes de acostarse.

Otra decocción de flores secas es la de arraclán (purgante suave y eficaz). Tomar 5 gramos, hervirlos durante 25 minutos en un cuarto litro de agua y dejar macerar durante 5 ó 6 horas. Filtrar y trasvasar a una botella. Beber la totalidad de ese brebaje, por la noche, antes de acostarse.

Para terminar, he aquí una tintura de rui­barbo machacado: mezclar 10 gramos .con 5 gramos de bicarbonato de sodio en un cuarto litro de agua, dejar hervir durante 5 minutos y filtrar. Tomar entre una y tres cucharaditas de café por día. Este preparado se considera como un purgante liviano. Indiquemos también el zumo fresco de tomate, bebido por la mañana en ayunas. Además de su acción contra el estreñimiento, el zumo fresco de tomate tiene otra propiedad: la de hacer desaparecer las inflamaciones de la vejiga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *