Remedios caseros para el Asma

Remedios caseros para el Asma

El Asma o inflamación crónica de las vías respiratorias

Durante la crisis de asma, los bronquios se estrechan y una especie de mucosa espesa y viscosa se forma en su interior. El aire tiene dificultad para circular y permanece, en cierta forma, retenido en los alveolos pulmonares. De aquí la dificultad para respirar.

El aspecto del asmático en crisis es bastante penoso. Es digno de compasión. ¿Cuáles pueden ser las causas de esta enfermedad? Son diversas. La alergia es una de las primeras. Al parecer origina aproximadamente la mitad de los casos. Las glándulas endocrinas tienen asimismo una influencia indudable.

El tabaco, por su parte, también se encuentra en el banquillo de los acusados. La psiquiatría moderna afirma que el asmático es generalmente un sujeto emotivo, ansioso, de humor inestable, que reacciona con ira y vivacidad desproporcionadas en situaciones, o ante personas, generalmente insignificantes.
branch-1525050_640

Remedios caseros para el Asma

El romero es aconsejado por los especialistas, como un “remedio” eficaz contra todas las enfermedades de carácter espasmódico en general y, de manera particular, contra el asma. La infusión de romero en medio litro de vino añejo conviene perfectamente a los enfermos que las padecen, a condición de que no tengan las vías digestivas irritadas.

Asimismo existe un vino medicinal a base de enebro. Aplastar unos 50 gramos en un mortero, con una raja de limón fresca. Volcar todo en un cuenco y agregar un litro de vino blanco seco. Tras cubrir el recipiente, dejar macerar durante siete días. No agitar. Filtrar y verter el líquido en una botella. Dosis: no más de dos vasos pequeños por día.

Existe una planta herbácea cuya “ficha” constituye un verdadero rompecabezas para los botánicos. Se trata del serpol, de la familia de las labiáceas. Lo cito aquí porque su infusión, que es muy agradable de beber, ejerce en los centros nerviosos una influencia extremadamente benéfica.

En otras palabras, constituye un antiespasmódico de las vías respiratorias, eficaz contra la tos, las bronquitis crónicas y sobre todo contra el asma. (Fórmula de la infusión: 15 gramos de serpol o tomillo en 5 gramos de agua hirviendo, azucarada con miel; bebería en dosis de una cucharada de sopa cada hora).

Otros Remedios caseros para el Asma

También es aconsejable el tomillo: la infusión medicinal está compuesta por 30 ó 40 gramos de plantas secas, por litro de agua hirviendo (evitar la ebullición que, como se imaginarán, alteraría el aroma). Dosis: tres tazas diarias.

Y para terminar, cómo no mencionar a la reina de los sedantes: me refiero a la valeriana. Tomar 15 ó 30 gramos de raíces frescas o secas de valeriana, ponerlas en un litro de agua y dejarlas macerar en frío durante 12 horas. Dosis: dos o tres tazas pequeñas diarias.

He aquí otra “curiosa receta”: tomar las hojas secas de tusílago, o fárfara, liarlas en cigarrillos y fumarlas. Los especialistas aseguran que más de un asmático, tras haber fumado un cigarrillo, se ha sentido considerablemente aliviado (también puede aconsejarse, e incluso se recomienda, ese tipo de cigarrillos a los fumadores inveterados, obstinados e irrecuperables… cuando están constipados, es decir cuando no pueden fumar, pero se mueren de ganas de hacerlo).

En realidad, además de los cigarrillos de tusílago o fárfara, pueden emplearse las hojas o flores en infusión. Sobre todo, son las flores las que se aconsejan. ¿En qué proporciones? 5 gramos para una taza de agua hirviendo. Al parecer, el gusto no es particularmente agradable. Azucarar entonces con miel o con una pizca de anís o de menta poleo. Dosis: 3 a 4 tazas diarias.

A título de información recordaré otras plantas herbáceas cuya acción calmante recomiendan los herbolarios: el apio, el gordolobo o verbasco, la amapola, la lavanda, la hiedra y la melisa. Asimismo se cuenta con la brionia o nueza, pero personalmente la desaconsejamos de manera absoluta, a causa de sus contraindicaciones, que no son desdeñables: inflamaciones de las vías digestivas, gran fatiga, embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *