Remedios caseros para curar la Conjuntivitis

Remedios caseros para curar la Conjuntivitis

Conoce los síntomas Conjuntivitis

Es la inflamación de la conjuntiva del ojo. Causas: muy numerosas (microbios, virus, alergias, contacto con agentes tóxicos, traumatismos, etc.). Síntomas: enrojecimientos, lagrimosos, sensaciones de ardor sobre los párpados, sensación de un cuerpo extraño en el ojo, insomnio, molestia.

Asimismo se observa un cierto entumecimiento de la vista, en particular en lo que respecta a las conjuntivitis purulentas e inflamatorias. También existen conjuntivitis impetiginosas o flictenulares, gonocócicas, gra­nulosas, o tracomatosas.

Remedios caseros para curar la Conjuntivitis

Remedios caseros para curar la Conjuntivitis

A enfermedades antiguas, remedios antiguos. En el siglo XIII se decía:”rosa fresca, muy olorosa” Es Cielo D’Alcamo, poeta italiano del siglo XIII, el que exaltaba las virtudes de esta flor. Setecientos años más tarde agregamos a esos versos un elemento más prosaico, a saber: que la vitamina C, los aceites esenciales, el ácido cítrico, el tanino y los azúcares contenidos en la “rosa fresca, muy olorosa”

hacen de ésta una de las plantas medicinales más eficaces, sobre todo para curar las irritaciones oculares. Esas flores, en efecto (hablamos de la rosa fresca), deben cogerse antes de que estén totalmente abiertas; se secan y sirven entonces para preparar una excelente infusión.

La preparación es muy simple: basta con poner 25 gramos de pétalos de rosa en un litro de agua para obtener agradables compresas. ¿Tienen los ojos irritados? ¿Inflamados? Aplíquense compresas de la decocción de mirti­llos (pueden prepararlas rápidamente haciendo hervir durante 15 minutos una cucharada de bayas de mirtillos en un litro de agua).

¿Les arden los ojos, quizás a causa de la fatiga?

Preparen una decocción con una cucharada de semilla de hinojo en un vaso de agua; empleen el preparado en compresas. Existe toda una gama de plantas para los ojos inflamados: la menta cultivada, que “aclara la vista”, como decían los antiguos.

También el perejil. Algunas gotas de perejil obtenidas aplastando un poco las hojas, que luego se aplican en compresas sobre los ojos. ¿Tienen una patata a mano? Bien. Córtenla y apliquen una rebanada en cada ojo, o sólo en aquel que está inflamado. Asimismo pueden utilizar la pulpa rayada en compresas.

Los expertos aconsejan permanecer luego echado durante una media hora y repetir la aplicación cada diez minutos. También el aciano produce efectos curativos en los ojos. Esta flor, denominada también “rompe gafas”, produce “efectos milagrosos” en forma de decocción aplicada luego sobre los ojos enrojecidos o afectados por la conjuntivitis. Esta preparación es de las más elementales: aproximadamente 30 gramos bastan.

Hervir en un litro de agua durante unos 20 minutos, enfriar, luego filtrar. Realizar baños de ojos por la mañana y por la noche, con ayuda de una gasa. Para combatir la conjuntivitis también se aconsejan 10 gramos de hojas de plantaina en una taza de agua hirviendo, utilizadas en compresas.

Digamos, de pasada, que en la Antigüedad se creía que el tratamiento con plantaina se aplicaba a los ojos negros, mientras que el de la aciana era aconsejable para los ojos azules. Los antiguos afirmaban que el agua donde se habían macerado las hojas o flores de romero durante toda una noche, fortifica la vista e incluso la memoria.

Jean Valnet lo confirma, en uno de sus libros editado en 1964 Asimismo, es beneficiosa para los ojos la as- perilla, planta herbácea, vivaz, muy decorativa, que también posee propiedades medicinales. Ha de utilizarse en combinación con flores de aciana y hojas de plataina. De esa mezcla resulta un excelente colirio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *