Remedios Caseros para la Obesidad

Remedios Caseros para la Obesidad

Obesidad, Como tratarla con métodos Naturales

Muchos niños tienen ya desde pequeños problemas de peso, que se ven agravados porque los niños de la misma edad se burlan de ellos, con lo que la obesidad se convierte también en un problema psíquico.

La obesidad de los niños puede tener causas diversas: a menudo se trata de causas típicas conocidas, como la falta de movimiento o una alimentación demasiado rica en grasas e hidratos de carbono.

Pero muchas veces existe propensión familiar a la obesidad. A veces se debe a un trastorno metabólico o a una hipo/unción glandular. Como terapia básicamente se seguirá una dieta especial.

obesidad2

Medicina Alternativa para la Obesidad

 

Remedio Casero 1: Achicoria

Se escalda una cucharadita colmada de achicoria (flores y tallos) por taza, se deja reposar medio minuto y se cuela. Se beben a sorbos dos tazas diarias.

marjoleto

Remedios Populares 2: Esencia de marjoleto

Se llena una botella con flores y bayas recién cogidas, a partes iguales, y se añade aguardiente de trigo de 38 a 40°. La botella tiene que reposar durante al menos dos semanas en un lugar cálido. De la esencia resultante se toma diariamente de cuatro a diez gotas.

Remedio Efectivo 3: Marjoleto

Se escalda una cucharadita colmada de marjoleto (hojas y flores) por taza, se deja reposar medio minuto y se cuela. Se beben a sorbos al menos cuatro tazas al día.

pie-de-leon

Remedio de la Abuela 4: Pie de león

Por encima de los mil metros crece una variedad de pie de león que tiene la parte inferior de la hoja plateada y brillante. Con sus hojas se prepara un a infusión que sirve para combatir la obesidad y la adiposis.

Remedio Eficaz 5: Vinagre de Manzana

Investigaciones preliminares han demostrado que puede ayudar a proteger contra la obesidad. Ayuda a descomponer la grasa y por lo tanto evita la acumulación de grasa corporal. Mezcle dos cucharaditas de vinagre de sidra de manzana cruda, sin filtrar en un vaso de agua. Beba diariamente por la mañana y preferiblemente antes de las comidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *