Remedios Caseros para la Histeria, Inquietud y Vértigo

histeria

Tratamientos  para la Histeria

Remedios de la Abuela 1: Infusiones de galio y muérdago

Se recomiendan beber infusiones de galio y muérdago para la histeria.

Remedio Casero 2: Hipérico.

Se toman dos tazas al día de infusión de hipérico.

Remedio Natural 3: Baño de asiento de hipérico.

El hipérico es ligeramente sedante, por lo tanto se utiliza también externamente para baños de asiento.

veronica

Conoce el antídoto natural de La Inquietud

 

Remedio Botánico 1: Milenrama

La milenrama tiene un efecto calmante que contribuye a eliminar la inquietud interior. Es muy aconsejable tomar dos o tres tazas de infusión de milenrama al día.

Remedios Efectivos 2: Baño de asiento de milenrama

Los baños de asiento de milenrama se toman como complemento de la infusión y ayudan a serenarse con rapidez.

Remedio Eficaz 3: Verónica

El estrés en el trabajo y en el hogar causa a menudo un estado de nerviosismo considerable, que se puede combatir gracias al efecto calmante que posee la verónica. Se añade agua hirviendo sobre una cucharadita colmada de verónica por taza, mientras se deja reposar medio minuto, se cuela y luego se toma una taza por la noche antes de acostarse.

Remedios Populares 4: Hipérico

Se toman entre dos y tres tazas al día de esta infusión.

vertigo

Información y Causas del Vértigo

El vértigo no constituye una enfermedad en sí mismo, sino el síntoma de un trastorno del cuerpo. La persona afectada siente que el suelo se mueve bajo sus pies, o que todo a su alrededor da vueltas. En casos más graves se producen náuseas, temblor en los ojos, sudores e incluso desmayos.

Los ataques de vértigo pueden durar entre unos pocos segundos y varios días. Se pueden producir espontáneamente en forma de ataque, o ir intensificándose gradualmente.

Existen causas leves, como una baja presión sanguínea después de levantarse demasiado deprisa o después de un gran esfuerzo, pero el vértigo puede anunciar también enfermedades peligrosas, que sólo un médico puede diagnosticar.

Entre ellas se encuentran las enfermedades del oído interno, de los músculos oculares, y también las enfermedades cerebrales por tumores.

Los trastornos circulatorios del cerebro, causados por ejemplo por la jaqueca, o por arteriosclerosis en personas de edad avanzada, pueden causar igualmente ataques de vértigo.

Las sensaciones de vértigo en viajes o en las alturas son inofensivas, y no constituyen un síntoma de enfermedad.

Recetas populares para Vértigo

 

Remedios Caseros 1: Café

Las personas hipotensas pueden evitar muchos de estos mareos levantándose despacio, sin prisas. Una taza de café o de té puede hacer milagros, lo mismo que en el caso de la jaqueca, pero lo mejor sigue siendo una ducha fría.

Para combatir el vértigo rápidamente hay que tumbarse y colocar las piernas en alto. Otra posibilidad, para quien la conozca, es el entrenamiento autógeno.

En caso de hipertensión se debería consultar al médico; entonces de la misma manera que si se detecta una disminución de la capacidad auditiva o si se padece una otitis.

En caso de padecer vértigo es recomendable tomar infusiones de verónica; muérdago, milenrama, marjoleto y de 4 a 10 gotas diarias de esencia de marjoleto.

Remedio Natural 2: Ajo de oso.

A menudo se atribuye una sensación de vértigo o de presión en la cabeza a una presión sanguínea alta o a una arteriosclerosis. En este caso, el ajo de oso es una hierba medicinal muy efectiva.

En primavera se recolectan las hojas frescas del ajo de oso, que se lavan y se comen crudas finamente troceadas. Esta hierba se esparce sobre todos los platos que normalmente se aderezan o se decoran con perejil o cebolleta.

Con las hojas del ajo de oso también se puede preparar una ensalada, o bien se pueden cocer como las espinacas.

ajo-de-oso

Remedios Baratos 3: Esencia de ajo de oso.

Para asegurar las facultades curativas del ajo de oso durante todo el año (las hojas secas pierden todo su poder) se prepara una esencia de ajo de oso: se llena una botella con hojas y bulbos de ajo de oso finamente troceados. Se añade aguardiente de trigo de 38 a 40 grados y se deja reposar el contenido en un lugar cálido durante al menos dos semanas. De esta esencia de ajo de oso se toman entre 10 y 15 gotas diluidas en un poco de agua cuatro veces al día.

Remedio Popular 4: Amargo sueco.

En caso de que se padezca vértigo, el uso de amargo sueco, ya sea de forma interna o externa, constituye un buen remedio.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *