Remedios Caseros para la Hipertensión e Hipotensión

tension

Hipertensión e Hipotensión, Diferencias y Tratamientos

 

Hipertensión

En caso de hipertensión crónica, la sangre es bombeada con demasiada fuerza, con lo que puede dañarse el corazón, las venas o los órganos.

Pero como el cuerpo tiende a compensar el aumento de la presión sanguínea, la sintomatología se produce sólo poco a poco. Al principio, la mayoría de las personas afectadas no notan nada, pero gradualmente se quejan de dolores de cabeza y de pérdida de rendimiento. Tienen palpitaciones, no pueden dormir, y a veces se ven sorprendidas por ahogos.

En pocos casos la causa de la hipertensión es la enfermedad crónica de un órgano, por ejemplo de los riñones. En el 90% de los casos no se puede encontrar la causa. Se trata de la hipertonía esencial, que en la mayoría de los casos se produce en personas que tienen entre 40 y 50 años, y que se atribuye a una predisposición natural y al medio ambiente.

Quien padezca esta enfermedad debería renunciar al café y a la nicotina. Se recomienda tomar comidas con poca grasa y poca sal, y no abusar de los esfuerzos físicos.

hipotension

Hipotensión

La hipotensión se produce cuando una de las fuerzas que estabilizan la circulación disminuye. Es decir, si disminuye la fuerza del corazón, si baja la tensión sanguínea, si la musculatura del cuerpo se mueve demasiado poco o si los movimientos respiratorios no son suficientes.

La persona que sufre debilidad circulatoria se siente abatida y apática. A esto se añade falta de concentración, palidez, sensación de mareo y dolores de cabeza. Si usted sufre debilidad circulatoria, lo importante es aumentar la fuerza del corazón o estabilizar la presión sanguínea.

También se recomienda activar la musculatura del cuerpo, bien con prácticas deportivas o con masajes, y facilitar la circulación con una respiración correcta. Con frecuencia una taza de infusión puede causar milagros en caso de abatimiento.

infusion

Receta natural para la Hipertensión e Hipotensión

 

Remedio Casero 1: Infusión mixta

Para fortalecer el corazón y facilitar la circulación recomendamos las siguiente mezcla de hierbas: 10 g de anserina, 10 g de árnica, 10 g de pimpinela, 10 g de alga vesiculosa, 10 g de cáscaras de judías, 10 g de fumaria, 10 g de corteza de arraclán, 10 g de ruda, 10 g de gatuña, 10 g de agripalma, 10 g de bolsa de pastor, 10 g de galeópside, 10 g de liquen de Islandia, 10 g de raíz de ácoro, 10 g de lampazo, 10 g de diente de león, 20 g de mate, 10 g de melisa, 20 g de muérdago, 10 g de grama, 10 g de milenrama, 10 g de centinodia, 30 g de marjoleto y 10 g de equiseto menor.

Se mezclan bien las hierbas en las cantidades indicadas y se deja en remojo una cucharadita colmada de esa mezcla en una taza de agua fría durante unas 2 horas. A continuación se calienta la mezcla, se cuela y se endulza con una cucharadita de miel. Se bebe una taza por la mañana y otra por la noche.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *