Remedios Caseros para la Eczema

Remedios Caseros para la Eczema

Información, causas de la Eczema

La eczema, como la psoriasis, es una enfermedad característica de la piel. Se trata de una inflamación superficial de la epidermis, acompañada por picores molestos y caracterizados por costras, vesículas y descamaciones. Es fácil de reconocer desde el momento de su aparición, a simple vista.

En general, esta afección cutánea se presenta en forma de placas de contornos irregulares, que alternativamente aparecen o desaparecen. Diremos que es una enfermedad social en el sentido de que se manifiesta en to­das las clases de la sociedad, y que afecta a los muy jóvenes, a los jóvenes, a los menos jóvenes, etc.

A menudo se habla de factores provocados. Pueden citarse entre éstos, a las intoxicaciones, una alimentación inadecuada, trastornos del hígado, insuficiencia renal, diabetes, obesidad, et­cétera. Los estados alérgicos no figuran sin duda entre las causas de menor importancia. Lo mismo sucede con el alcoholismo y el tabaco.

Los factores psíquicos también están incluidos. En efecto, ciertos traumatismos afectivos y emocionales son a menudo responsables de la eczema. Que los amigos de “eczematosos” (si cabe la palabra) se tranquilicen: la eczema no es contagiosa.

manzanilla

Las bondades de la Fitoterapia

Cinco plantas pueden entrar en acción contra la eczema: la albura de tilo, la manzanilla, la lavanda, el tomillo y las hojas de fresera. Tomar 10 gramos de cada una de estas plantas y hervirlas en una taza de agua, cubiertas.

Dejar en infusión durante 5 minutos. Habrán obtenido una tisana compuesta: bébanla muy caliente, dos veces por día, después de las comidas principales. Utilicen al mismo tiempo un jabón antialérgico. Incluso existe un “jabón no jabonoso” (fue un médico el que me lo dijo y recomendó).

En este caso ya no se trata de una planta, pero su efecto es el mismo: una decocción de corteza de olmo. Tomar 60 gramos y echarlos en un litro de agua. Dejar reducir a la mitad y finalmente endulzar. Beber entre 2 y 4 tazas pequeñas por día.

Los fitoterapeutas recomiendan asimismo una tisana a base de hojas de olmo, de corteza de saúco y de raíces de saponaria.

Remedios Caseros para la Eczema

Otras plantas recomendadas

Para la eczema en particular, y para las enfermedades de la piel en general, puede aconsejarse la ortiga, para uso interno. ¿De qué forma? Cociéndola y comiéndola. Incluso se la puede beber, si se desea, en decocción. En este último caso, el porcentaje de zumo de ortiga deberá ser inferior a 60 gramos por litro de agua. La dosis no deberá superar dos o tres tazas pequeñas diarias.

También la borraja puede actuar contra la ec­zema en forma de decocción de hojas y tallos, obtenida hirviendo, en un litro de agua, 40 a 60 gramos de hojas secas, durante aproximadamente un cuarto de hora. Procurarse una tela muy fina y filtrar la decocción. Añadir azúcar o, mejor aún, miel, y consumir a razón de 3 ó 4 tazas de café pequeñas por día, la última antes de acostarse.

Los expertos afirman que siempre es preferible continuar el tratamiento durante algunos días después de desaparecer la inflamación. Hace más de cien años, más exactamente en 1837, un botánico francés aconsejaba para las enfermedades de la piel, incluida la eczema, el régimen siguiente: seguir una alimentación estrictamente vegetariana, compuesta de lechuga, achicoria, acedera y espinacas hervidas, rehogadas con mantequilla o con un puré espeso de zanahorias también cocidas con mantequilla, en el que se mezclarán (cito textualmente) “en el momento de servir, 4 onzas de zumo de berro con un poco de leche”.

Para información del lector, precisemos que 4 onzas corresponden a 120 gramos. En lo que respecta a la utilización del berro, conviene llamar la atención sobre ciertos casos de intolerancia o de irritabilidad, que se manifiestan por medio de dolores agudos en la vejiga. En ese caso habrá que evitarlo.

Remedios Caseros para la Eczema

Eczema del Lactante

Se trata de enrojecimientos y de erupciones que aparecen sobre la piel del lactante, acompañados por un violento picor. La afección se localiza generalmente en el rostro y en el cuero cabelludo, pero en ocasiones invade todo el cuerpo. Desgraciadamente esta enfermedad no siempre es breve y los sufrimientos del pequeño siempre resultan difíciles de soportar.

Se recomiendan particularmente flores y raíces de pensamiento silvestre. He aquí la composición del “remedio”: 4 a 8 gramos de la planta en un cuarto litro de agua caliente, que se hace hervir, luego se filtra, y se administra en ayunas al bebé, después de azucararla y diluirla en un vaso de leche. Lieutaghi afirma que 15 días de tratamiento deberían bastar para lograr la cura. No obstante aconseja que consulten al médico, antes de administrar la decocción expuesta. Como comprenderán, cuando se trata de un bebé, nunca se es demasiado prudente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *