Remedios Caseros para la Difteria

Remedios Caseros para la Difteria

Información Interesante sobre la Difteria

La difteria se produce por una infección bacteriológica. Los más propensos son los niños de dos a seis años. Esta infección se transmite por vía aérea, generalmente por la tos. Los primeros síntomas aparecen dos o tres días después de la infección.

Al principio se produce una amigdalitis parecida a las anginas. Las amígdalas enfermas se cubren con una capa gelatinosa, purulenta, de color verde blanquecino. Más peligrosa es la sustancia venenosa que desarrollan las bacterias de la difteria y que pasa rápidamente de la parte afectada a la sangre, donde actúa como veneno de los músculos y de los nervios.

Pueden aparecer síntomas de fatiga, dolores de cabeza y en algunos casos parálisis nerviosa y hasta miocarditis. En la mayoría de los casos las difterias suelen ser de tipo amigdalar o faríngeo, y a descritas, y con menos frecuencia de tipo cutáneo, quirúrgico, umbilical, ocular y laríngeo.

Una forma especialmente peligrosa es la difteria tóxica o maligna. Desde que existen antídotos eficaces, se ha perdido mucho el miedo a la difteria. A pesar de todo, sigue siendo muy importante identificar la enfermedad a tiempo. En todas las enfermedades con síntomas similares se debería pensar siempre en la posibilidad de que sea una difteria, sobre todo si han aparecido otros casos en el entorno.

difteria

Consejos a Considerar

Cuanto más pronto se identifique la enfermedad, más grandes son las perspectivas de curación. Es importante la tranquilidad, y a que un esfuerzo repentino puede ser mortal para un enfermo. Siguen dándose casos de muerte por difteria, en epidemias hasta el cinco por ciento de los afectados.

En cualquier caso, el proceso de restablecimiento es largo y penoso. Debido al elevado peligro de contagio debe desinfectarse el entorno del enfermo. El paciente debería guardar reposo en la cama hasta diez días después de que haya cedido la difteria (en los casos más graves mucho más tiempo).

Durante al menos medio año el afectado no debería hacer deporte. Los pacientes deben estar necesariamente bajo control médico.

olla

Remedio Casero 1: Vapor de agua

El vapor de agua ayuda a abrir las vías respiratorias y reduce los espasmos de la laringe. Siéntese con el niño en el baño con la puerta cerrada y deje que corra el agua caliente o bien llene un recipiente con agua hirviendo y haga que coloque por encima la cabeza, con cuidado, cubriéndola con una toalla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *