Remedios Caseros para la Costra Láctea

Remedios Caseros para la Costra Láctea

Lo que no sabias sobre la Costra Láctea

Se llama costra láctea al eccema que se forma en el cuero cabelludo del lactante. La causa, aparte de una predisposición innata a las irritaciones de la piel, a menudo es una alimentación inadecuada, especialmente un exceso de leche. La costra láctea se manifiesta con una formación excesiva de caspa en la cabeza, que va acompañada de una producción anormal de grasa en la piel.

costra

Tratamientos Botánicos para la Costra Láctea

 

Remedio Casero 1: Lavado de corteza de roble

Duran te doce horas se ponen a remojo 100 g de corteza de roble (se vende en farmacias) en un cubo de cinco litros de agua fría. A continuación se calienta el preparado y se cuela. Los lavados se realizan con el preparado resultante.

Remedio Popular 2: Manzanilla

Se escalda una cucha radita colmada de manzanilla por taza, se deja reposar unos minutos y se cuela. Se recomienda beber a sorbos tres o cuatro tazas repartidas a lo largo del día. También es recomendable lavar la cabeza al lactante con una infusión preparada del mismo modo.

aceite-de-cooc

Remedio Efectivo 3: Lavado de hojas de nogal

Los lavados de hojas de nogal tienen una gran ventaja: son de efecto muy rápido. En 1/2 litro de agua, se escaldan dos cucharaditas colmadas de hojas de nogal, cortadas en trozos pequeños, se deja reposar medio minuto y se cuela. Con la infusión resultante se lavan las zonas afectadas.

Remedio de la Abuela 4: Aceite de Coco

El aceite de coco funciona bien como un tratamiento natural para la costra láctea. Actúa como un hidratante natural que aflojará las escamas de la costra láctea, y nutrir el cuero cabelludo. Además, sus propiedades antifúngicas y antibacterianas ayuda a combatir las infecciones.

Remedio Económico 5: Bicarbonato de sodio

Es considerado como uno de los remedios naturales más eficaces contra la costra láctea. Una solución diluida de bicarbonato de sodio puede ser una cura. Diluir una cucharadita de bicarbonato de sodio en medio vaso de agua, tallar suavemente las zonas afectadas y así reducirá la descamación y ayudará que se desprendan fácilmente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *