Remedios Caseros para la Congelación y Calambres

Remedios Caseros para la Congelación y Calambres

¿Qué es la Congelación?

A parece sin ser notada y afecta sobre todo a las partes del cuerpo no cubiertas por ropa, como la nariz, las orejas, o bien los dedos de las manos y los pies. Las ropas y zapatos demasiado estrechos o húmedos la favorecen. La congelación puede revestir diversos grados de gravedad:

  • Primer grado: las zonas congeladas muestran palidez y, más tarde, enrojecimiento. Se calientan las partes afectadas friccionándolas con pañuelos secos y ásperos, y moviéndolas.
  • Segundo grado: piel muy enrojecida o violeta, falta de sensibilidad y formación de ampollas.
  • Tercer grado: necrosis de la piel y de los tejidos más profundos. La piel se vuelve blanca e insensible, y más tarde se desprenden grandes partes de tejido. La curación es muy difícil, por lo que existen mayores posibilidades de infección.

Remedios Caseros para la Congelación y Calambres

Remedio Casero 1: Baño de agua caliente

Hay que quitar la ropa húmeda o apretada y descongelar rápidamente los miembros. Para ello conviene llevar a la persona con síntomas de congelación a una habitación caldeada, donde se le prepara un baño con agua caliente, en el que se le sumergirá poco a poco, y se le administrarán bebidas calientes.

Este tipo de congelación puede dejar secuelas permanentes, como trastornos circulatorios en los miembros afectados y la aparición de sabañones a la más mínima bajada de temperatura.

Remedios Caseros para la Congelación y Calambres

Tratameintos para los Calambres

 

Remedio Popular 1: Almohadilla de licopodio

Se llena un saquito de tela con hojas secas de licopodio (entre 100 y 300 g, según la intensidad del calambre), y se coloca durante toda la noche sobre el lugar dolorido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *