Remedios Caseros para Amigdalitis y Afecciones de Garganta

amigdalitis

Amigdalitis, Causas y Tratamientos

Es una inflamación aguda de las amígdalas. La persona afectada siente una estrechez en la faringe producida por una hinchazón inflamatoria de las amígdalas. La causa es una infección de estreptococos. Existen distintas clases de angina, desde la catarral hasta la folicular.

En todas ellas, además de las dificultades al tragar, aparecen fiebre repentina y decaimiento. Las amígdalas se enrojecen y, como muy tarde a partir del segundo día, se llenan de gotitas de pus blancas que rápidamente se juntan y forman placas de pus enteras. El suelo de la boca se hincha.

En la amigdalitis purulenta normal desaparece pronto la rojez, la hinchazón y la supuración, de manera que, por lo general, la enfermedad remite en una o dos semanas sin terapia especial. Es aconseja le guardar reposo en la cama. El tratamiento con apósitos en el cuello ha resultado muy eficaz. Debido a las posibles enfermedades adicionales graves (nefritis, reuma articular y endocarditis), es necesaria una revisión posterior.

A pesar de su relativamente rápida desaparición, no debe considerarse por ello la angina como una enfermedad inofensiva: siempre se debe consultar a un médico, ya que tras la sintomatología de una angina puede ocultarse también la difteria y la escarlatina. También debería analizarse la albúmina en la orina unas dos semanas después del comienzo de la enfermedad, para descubrir a tiempo un eventual daño en los riñones.

amigdalitis-2

Remedios Caseros para Amigdalitis y Afecciones de Garganta

 

Remedio Casero 1: Agrimonia

Se recomienda beber a sorbos diariamente dos tazas de esta infusión.

Remedio Natural 2: Cataplasma de salvia

En caso de amigdalitis se realizan apósitos con extracto de salvia. Se escaldan dos cucharaditas de salvia en medio litro de agua, se deja reposar medio minuto y se cuela. A continuación se empapa un paño limpio en este extracto. El apósito debe cambiarse varias veces al día. Es importante que la garganta permanezca caliente: para ello se pone un paño seco sobre el apósito o se envuelve el cuello con una bufanda.

Remedio Botánico 3: Equiseto menor

Se añade agua muy caliente sobre una cucharadita colmada de equiseto menor, se deja reposar medio minuto y se cuela. Con la infusión resultante se hacen gárgaras varias veces al día.

Remedios Populares 4: Malva enana

Durante doce horas se pone en remojo una cucharadita colmada de malva enana por taza en agua fría. A continuación se calienta la mezcla y se cuela. Se recomienda beber repartidas a lo largo del día de dos a tres tazas de esta infusión. Lo más práctico es guardar la ración del día previamente calentada en un termo.

salvia

Remedios Caseros 5: Agrimonia

En primer lugar se escalda una cucharadita colmada de agrimonia, se deja reposar medio minuto y se cuela. Con la in fusión resultante se hacen gárgaras dos veces al día, por la mañana y por la noche.

Remedios Eficaces 6: Nogal

Se escalda primero una cucharadita colmada de hojas de nogal finamente troceadas, se deja reposar medio minuto y se cuela. Con la infusión resultante se hacen gárgaras dos veces al día, por la mañana y por la noche.

Remedios populares 7: Salvia

Se escalda en primer lugar una cucharadita colmada de salvia, se deja reposar medio minuto y se cuela el líquido. Con la infusión resultante se hacen gárgaras por la mañana y por la noche. Además de hacer gárgaras, se puede empapar en la infusión una torunda de algodón lo suficientemente grande que se aplicará sobre el lugar dolorido de la garganta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *