Remedios Caseros para la Alergia

Remedios Caseros para la Alergia

Todo sobre la Alergia

La alergia es una reacción que se produce en el organismo de algunas personas por el contacto con determinadas sustancias, que en iguales cantidades no tienen consecuencias para otras personas. Las mucosas, la piel o los órganos internos reaccionan hipersensiblemente al estímulo de determinadas comidas, sustancias químicas, temperaturas o productos vegetales.

Las alergias pueden ser hereditarias o adquiridas. Se conocen alergias a casi todas las sustancias, con una excepción: el agua. La alergia más conocida es la fiebre del heno. Otras manifestaciones alérgicas son la serodermatosis, el asma bronquial, la urticaria, las enfermedades de la piel, los distintos trastornos digestivos y las enfermedades sanguíneas y vasculares.

La base de todas las alergias es una reacción de anticuerpos y antígenos. Éstos son sustancias extrañas de todo tipo y procedencia que provocan en el organismo la formación de anticuerpos defensivos. Una segunda “invasión” de antígenos produce la alergia; a éstos se los denomina alérgenos.

La alergia se manifiesta generalmente en forma de reacción cutánea (enrojecimiento, formación de habones, edemas). Después de determinadas infecciones puede manifestarse también con ataques de asma o reumatismo.

malva-enana

Tratamientos Naturales para la Alergia

 

Remedio Casero 1: Lavado de malva enana

Las alergias de la piel se curan con lavados de malva enana. En medio litro de agua fría se dejan en remojo durante doce horas dos cucharaditas colmadas de malva enana. A continuación se calienta la mezcla y se cuela. Con el líquido resultante se lava varias veces al día la parte de la piel afectada.

Remedio Natural 2: Ortiga menor

Se escalda una cucharadita colmada de ortiga menor por taza, se deja reposar medio minuto y se cuela. Se recomienda beber a sorbos hasta cuatro tazas al día

Remedio Popular 3: Miel de abeja

En un estudio reciente, las personas que consumieron dos cucharadas de miel de abeja diarias por seis semanas vieron una reducción de 75% en los síntomas de alergia. La miel de abeja contiene pequeñas porciones de polen por lo que actúa como una especie de vacuna contra los alérgenos. Para mejores resultados se recomienda comprar miel de abeja local para obtener protección contra el polen de su área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *