Remedios Caseros para Catarro Bronquial

catarro

¿Qué es el Catarro Bronquial?

El catarro bronquial es el nombre con que se conoce normalmente a la bronquitis aguda. Es una enfermedad febril que generalmente afecta a todas las vías respiratorias superiores: nariz, faringe, laringe, tráquea y bronquios.

Está producida por una infección vírica, que suele ser favorecida por la influencia del tiempo frío y húmedo. La enfermedad comienza con una sensación de escozor debajo del esternón. Más adelante aparecen dolores punzantes laterales, dolores de cabeza, falta de apetito, ronquera y constipado.

La tos que la acompaña es al principio extremadamente seca, después va acompañada de esputos mucosos o purulentos. Esta enfermedad cursa también con fiebre, aunque la temperatura es muy variable.

Siempre que no se den complicaciones, la enfermedad remite, guardando reposo en la cama y con un buen cuidado, después de una o dos semanas.

También es muy frecuente que aparezca como síntoma concomitante de otras enfermedades infecciosas, como el sarampión, la gripe y la tos ferina. Esta circunstancia indica que la bronquitis aguda es mucho más frecuente en niños y jóvenes.

En todo caso, hay que tener cuidado, ya que también puede ser el primer síntoma de una neumonía o una debilidad cardiaca.

Remedios Caseros para Catarro Bronquial

Recetas para el Catarro Bronquial

 

Remedio Natural 1: Consuelda

Se ponen a remojo dos cucharaditas rasas de raíces de consuelda en 1/4 de litro de agua fría (equivale a una taza), se calienta ligeramente, se cuela y se bebe a sorbos. Diariamente se beben de dos a cuatro tazas.

Remedios Económicos 2: Jugo de tusilago

En primavera se exprimen las hojas frescas de tusilago. Del jugo resultante se toman al día dos o tres cucharaditas disueltas en una taza de caldo de carne o de leche caliente.

tusiladgo

Remedio Popular 3: Jarabe de tusilago

En un recipiente apropiado, de barro o de cristal, se pone una capa de hojas de tusilago recién cogidas y lavadas, encima, otra de azúcar sin refinar, después, otra de hojas, y así hasta que el recipiente esté lleno; luego se dejan asentar las capas y se sigue rellenando.

A continuación el recipiente se cierra herméticamente con varias láminas de plástico para conservar alimentos y se entierra en un lugar protegido del jardín. Antes de tapar el agujero, se cubre el recipiente con una tabla. El calor uniforme de la tierra hará fermentar la mezcla de tusilago con azúcar.

Después de ocho semanas se desentierra el recipiente, se hierve el jarabe obtenido y, una vez frío, se introduce en botellas. De este jarabe se toma una cucharadita al día, puro o disuelto en infusiones de hierbas como edulcorante.

pulmonaria

Remedios Botánicos 4: Infusión mixta

Se mezclan a partes iguales verónica, hojas de tusilago, pulmonaria y llantén menor. Se pone una cucharadita colmada por taza, se añade agua caliente y se deja reposar medio minuto.

La infusión, que tiene un sabor ligeramente amargo, se endulza con un poco de miel o disolviendo azúcar cande en el agua antes de escaldar las hierbas

catarro1

Remedio Eficaz 5: Infusión mixta

En una taza de agua fría se pone una rodaja de limón y una cucharadita de azúcar cande moreno y se hierve. A continuación se retira del fuego y se añade una cucharadita colmada de llantén menor y serpol mezclados a partes iguales.

Se deja reposar medio minuto, se cuela y se bebe a sorbos muy caliente. La infusión, de la que se beben cuatro o cinco tazas al día, se debe preparar siempre en el momento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *