Remedios Casero para la Flebitis y los Esguinces

Remedios Naturales para la Flebitis y los Esguinces

Causas de la Flebitis y tratamiento casero

¿Cuáles son los factores que pueden predisponer de manera directa o indirecta para la aparición de una flebitis? Ante todo, una disminución del ritmo de la circulación venosa, generalmente debido a una prolongada permanencia en pie (esto concierne a todos aquellos que están obligados a permanecer en pie la mayor parte de la jornada, por razones de trabajo); una estasis más o menos prolongada de la sangre en las venas a consecuencia de una compresión externa (elásticos, vendas, etc.).

Tampoco deben desecharse, entre los factores que desencadenan la flebitis, las alteraciones de los componentes químicos de la sangre, que facilitan la coagulación. Asimismo, existen otros factores, enfermedades infecciosas, presencia de varices, intervención quirúrgica en la pelvis. En esos casos se aconseja un gran reposo, en cama, con los miembros inferiores en posición más elevada que el resto del cuerpo.

Pueden recomendarse los siguientes tratamientos, cuya utilidad es innegable: baños tibios, infusiones de hierbas para la circulación, cataplasmas de harina de lino, de castañas de la India y de aceite de oliva, compresas de hiedra hervida en agua y vinagre

16660593649_956a460a57_z

 

 

Esguince o Luxación

Se trata de lesiones articulares provocadas por un traumatismo. El choque provoca una serie de movimientos desacostumbrados. En otras palabras, se trata del desplazamiento de las articulaciones naturales de un miembro. Por lo general, todo comienza con un grito de dolor. El dolor es tan agudo que de inmediato se piensa en lo peor. Pero, mientras se espera al médico, es mejor evitar recurrir a personas incompetentes, que el sentido común popular llama “cu­randeros”, que, al querer poner el hueso en su lugar, pueden partirlo por completo.

Remedios Naturales para la Flebitis y los Esguinces

Fitoterapia para los esguinces

¿Esguince?, ¿luxación? Numerosos herbolarios recomiendan las cataplasmas de tanaceto.

Las fricciones a base de aceite de manzanilla también son aconsejables. El problema consiste en procurarse dicho aceite. Se prepara del siguiente modo: coger 100 gramos de flores de manzanilla, macerarlas en baño maría en un litro de aceite, durante varias horas y ya tenemos el aceite de manzanilla; sólo queda friccionar (el mismo tratamiento para las contusiones, la gota y los reumatismos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *