Remedio Natural para la Gripe

gripe

Remedios Caseros para la Gripe

De la gripe, ¡qué podemos decir! Se trata de un virus determinado que en cierto momento decide instalarse en una determinada persona, y en cierta estación. Digamos que la estación preferida es el invierno. Este virus, que puede llegar de regiones muy lejanas, de las que adopta el nombre (¿quién no recuerda la gripe “asiática”?, es extremadamente rápido y el período de incubación de la enfermedad es muy breve.

Los síntomas son demasiado numerosos y variados como para establecer aquí la lista. Pero casi siempre la fiebre está presente. Los niños y las personas mayores deben estar muy atentos para evitar las posibles complicaciones a nivel de los pulmones.

miel

Infusiones para la gripe

La fitoterapia dispone de un gran número de “remedios” contra la gripe. He aquí una lista:

Infusión de 5 gramos de borraja seca, en una gran taza de la decocción siguiente: raíz fresca de bardana (50 gramos en un litro de agua), “que se dejará reducir a la mitad, a fuego lento”. La infusión obtenida a partir de esa decocción debe tomarse 3 veces por día, endulzada con miel. Estos fitoterapeutas aconsejan beber este brebaje muy caliente y acostado. Se supone que debe provocar una abundante suda­ción.

Infusión de corteza de canela: hacer una infusión en un litro de agua hirviendo, con 5 a 10 gramos de corteza de canela. Filtrar con un tamiz y beber caliente a razón de 1 ó 2 vasos pequeños diarios, preferentemente antes de acostarse.

Remedios Caseros para la Gripe

Otros remedios

Decocción de verbena: se precisan 100 gramos de hojas o de raíces. Hervir en un litro de agua durante unos 30 minutos. Dejar enfriar, luego azucarar. La dosis diaria es de 2 a 3 tazas pequeñas.

Decocción de granos y pétalos machacados de gavanza. No sólo favorece el funcionamiento de los riñones, ya sea en forma de decocción o de pasta, sino que también refuerza las defensas del organismo contra las enfermedades más corrientes, entre las cuales figura en primer lugar la gripe. Los granos se machacan e hierven en agua a razón de 30 a 60 gramos por litro. La decocción debe filtrarse luego a través de un paño fino. En lo que respecta a los pétalos, se pican y mezclan con una cantidad triple de azúcar, hasta formar una verdadera pasta.

El médico y botánico Leclerc aconsejaba una decocción de primaveras (de la familia de las primuláceas): 20 a 30 gramos por litro de agua, a razón de 3 tazas por día, de preferencia endulzadas con miel.

  • el ajo, ¿lo hemos olvidado? Más que cualquier otra planta, el ajo tiene cualidades anti­gripales: aquí se trata sencillamente de comerlo… y ¿por qué no?
  • para concluir, si en primer lugar hay que ingerir ajo, es romero lo que debe tomarse después a razón de 5 a 15 gramos, en infusión. Favorece un pronto restablecimiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *