Recetas caseras para blanquear los dientes

Podéis blanquear tus dientes, si en un rincón del jardín, en un tiesto de vuestra ventana, plantáis una mata de salvia. Seguramente tendréis a vuestra disposición no solamente el más económico sino también el más activo de todos los dentífricos. Si en un rincón del jardín, en un tiesto de vuestra ventana, plantáis una mata de salvia.

Basta, en efecto, arrancar a esta planta una o dos de sus hojitas secas, sembradas de vesículas de esencia, y aplastarlas con el índice sobre los dientes y las encías. Si usáis esta planta tendréis dientes de un blanco impecable. Además de encías desinfectadas y una boca perfumada.

 Recetas caseras para blanquear los dientes

Remedios caseros para blanquear los dientes

Antes de recurrir al dentífrico, podéis utilizar una loción hecha en casa. Pesad un gramo y medio de clavos de especias, otro tanto de corteza de canela y de frutos de anís. (por fruto en tendemos lo que dará los granos).

Luego, aplastad lentamente estos productos. luego,  echadlos en una botellita, añadid 100 gramos de alcohol de 90° y agitad bien. Al cabo de una semana, filtrad el alcohol, agregad un gramo de esencia de menta y habréis obtenido una excelente loción dentífrica.

 Recetas caseras para blanquear los dientes

Otras recetas para blanquear los dientes

Si tenéis no solamente los dientes grises, sino también las encías que sangran fácilmente y carecen de firmeza, acordaos de esa planta peruana, la ratania, excelente astringente bajo la corteza roja de sus raíces.

¿Acordaos de esa goma que se llama mirra y crece en los desiertos de Nubia?.  Es astringente, antiséptica y por añadidura antiescorbútica. Recordad también nuestra codearía y a la corteza de canela. Acordaos de la hoja de menta, estimulante.

Sabed, finalmente, que podéis frotaros tres o cuatro veces las encías. Sin embargo si están sangrientas y purulentas, con una mezcla a partes iguales de tintura de ratania, decodearía y de mirra. “Para los dientes que tiemblan”  

Otro remedio  muy usado macerad en 100 gramos de alcohol y 200 gramos de agua, 50 gramos de raíces de ratania y 25 gramos de canela.

Filtrad al cabo de 8 días. luego,  añadid 5 ó 6 gotas de esencia de menta y otros 200 gramos de agua y enjuagaros la boca varias veces al día con la loción obtenida, “pero siempre suavemente. Con la finalidad de no mover demasiado los dientes ya frágiles”.

¿Sabíais que el polvo de tila mezclado con salvia proporciona un buen dentífrico?. Que una de las características de las fresas es que disuelven el sarro de los dientes?. ¿Y que las damas de la Edad Media se blanqueaban los dientes con el rizoma fresco del íride?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *