Propiedades de la gardenia para las personas del signo Libra

Los nativos de Libra poseen un carácter co­municativo, tienen un gran sentido artístico, musical, rechazan con horror la soledad, sienten una gran simpatía por la libertad, y finalmente están dotados de un agudo sentido de la obser­vación.

Por otra parte, son, la cosa es grave, in­corregibles sentimentales. Su vida —siempre según los textos sagrados— está sembrada de diferencias, sobre todo con sus padres. La razón es siempre la misma: la incomprensión. Como si esto no bastase, están amenazados por diver­sos accidentes: riesgo de caídas, heridas, que­maduras, tumultos.

«En este sentido, son tam­bién unos desequilibrados», decía un ocultista recientemente desaparecido. ¿Cómo «en este sentido»? El ocultista lo explicaba así: «A estas personas les encanta cultivar amores misterio­sos, en ocasiones evanescentes; están sujetos a pasiones que con gran frecuencia se convierten en agua de borrajas porque carecen de consis­tencia, haciéndoles sentirse desdichados.»

Veamos cómo actúa el perfume de gardenia: desempeña el papel de enlace con las personas y particularmente con los parientes de sangre (por tanto, la familia); en la vida sentimental, la esencia de gardenia favorece las uniones armo­niosas, suscita la comprensión, da un sentido más realista a las relaciones sentimentales.

Los libra tienen un carácter comunicativo

Primer período de Libra: perfume mágico, el íride

¿Por qué el perfume de íride? Los nativos de este período tienen un sentido exagerado de la justicia y del derecho: no admiten las deroga­ciones. Por añadidura, están dotados de una gran bondad y de una generosidad extrema, que les impulsa a proteger a todas las personas débi­les y perseguidas.

Y la esencia mágica de íride establece un cierto equilibrio entre el carácter perentorio de su sentido de la justicia y la justi­cia misma; el íride arroja también un poco de agua fría sobre el fuego de la bondad y de la generosidad: ser demasiado bueno es antihigié­nico.

Este perfume, además, inspira intuiciones felices y favorece la claridad de juicio; finalmen­te, aleja las enfermedades provenientes de la in­fluencia nefasta de la luna: artritis, reumatis­mos, depresión, angustia. ¿Cómo protegerse? Perfumándose. Para las mujeres encinta, el per­fume de íride está especialmente indicado, apli­cado en el cuello y en el pecho en los días y en las horas dominados por el sol, es decir, el do­mingo, así lo afirman al menos algunos especialis­tas.

Los Libras tienen un sentido grande de la justicia

 

Segundo período de Libra: perfume mágico, el almizcle

Los nativos de este período están dotados de una cualidad envidiable: la de conservar su calma, una calma sorprendente, incluso en los momen­tos más difíciles. Esta cualidad tiene, no obstan­te, una faceta adversa, que puede resultar per­judicial en sus manifestaciones excesivas: abu­lia, inconsciencia, apatía, pereza.

En los momentos críticos no hay que perder la cabeza, es cierto, pero tampoco hay que per­der el ánimo. Conviene saber que el espíritu que domina este período es un flemático, un auténtico campeón de la indiferencia, llama­do Aparechinis, y que gravita alrededor de Sa­turno.

¿En qué consiste, pues, el talismán de esta esencia mágica de almizcle? Es una especie de producto energético psíquico, que proporciona violentas sacudidas al sujeto obligándole a ac­tuar, a reaccionar, a combatir. ¿Cómo perfu­marse? La utilización más aconsejable es la de las bolsitas para la ropa interior.

El almizcle sirve para mantener la calma

Tercer periodo de Libra: perfume mágico, el jacinto

Según se dice, este período está dominado por un espíritu planetario que no cesa de girar en torno a Júpiter: un espíritu descuidado, amante de los placeres materiales, sensual. Los nativos de este signo están predispuestos a una sensualidad insaciable, nos dicen los ocultistas: incurren frecuentemente, en efecto, en excesos de glotonería.

Su despreocupación, siempre se­gún los expertos, raya en la inconsciencia: la tierra tiembla, se desencadena la peste, terribles epidemias asolan la ciudad: ¿«cuándo come­mos?», dice. De una manera general, se trata de personas alegres y, en su género, encantadoras.

¿En qué consiste la terapéutica mágica del ja­cinto? Lo diremos en pocas palabras: la esencia de esta planta actúa sobre el carácter, lo forta­lece y lo estimula. ¿Cómo perfumarse? En el baño. ¿Cuándo? El domingo. Olvidábamos un detalle: el jacinto es beneficioso para la piel, evita las irritaciones y las erupciones cutáneas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *