Propiedades y beneficios la Utricular y la Valeriana

Propiedades y beneficios la Utricular y la Valeriana

Conoce la Utricular

No es ciertamente una planta querida de los peces, que saben a qué atenerse en cuanto a su lealtad y dulcedumbre. La utricular es una plantita acuática de los arrozales y de los pantanos, de tallo sumergido y provisto de hojas caireladas, que se parecen más o menos a las del hinojo.

Ahora bien, estos caireles o franias esconden pequeñas vesículas o utrículos de un bello verde pálido, transparentes, casi del tamaño de un guisante pequeño.

Cada vesícula presenta un orificio en el borde, rodeado de estambres rígidos y acerados; está provista, además, de una valva elástica que se abre desde el exterior hacia el interior: cada vesícula es, en suma, una auténtica trampa.

Si un animalito imprudente se apoya sobre la valva, ésta cede fácilmente y se abre; el huésped entra, ignorante de lo que le espera. Una vez que ha penetrado, la tapa se cierra sobre él. El animalito está perdido. Por mucho que luche pretendiendo liberarse, es en vano.

El prisionero muere asfixiado en la vesícula-trampa. El fin es atroz. La vesícula contiene, en efecto, un líquido muy similar al jugo gástrico. La presa se descompone, se mezcla con este jugo, y cuando la planta siente el estímulo del apetito, absorbe por medio de células succionadoras la provisión de comida que se encuentra en la vesícula.

Propiedades y beneficios la Utricular y la Valeriana

Beneficios de la Valeriana

Es fácil hallarla al borde de los arroyos y de los fosos, desde el mar hasta las colinas. Se la reconoce por su porte, alto, esbelto. El tallo está cubierto de una borrilla lanosa; las ramas son abiertas y separadas; las hojas, alternas, espinosas, de color verde claro; las flores son amarillas.

La raíz tiene un olor extraño: algunos lo encuentran agradable; otros, en cambio, repugnante. Los gatos también lo encuentran agradable, tanto que esta planta lleva también significativamente el nombre de “hierba de los gatos”.

Los botánicos aconsejan arrancarla de raíz en primavera, para ponerla a secar antes de que se desarrollen los tallos. Hay que escoger las plantas de menos de tres años. Después de haber sido bien lavadas con agua, las raíces se cortarán en pedazos y se pondrán a secar en un local seco y ventilado. Duración de la conservación: un año como máximo.

¿Lo sabíais?

  • La palabra latina de la cual deriva la palabra significa “fuerza”. Y en realidad la valeriana es administrada… para hacer dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *