Propiedades y beneficios la Mimosa Sensitiva y el Mirtilo

Propiedades y beneficios la Mimosa Sensitiva y el Mirtilo

Características de la Mimosa Sensitiva

No vamos a hablar de la delicada mimosa de flores amarillas características, semejantes a borlas sedosas, sino de la Mimosa sensitiva.

Conoceréis, ciertamente, este arbusto de graciosas flores rojas o violetas, llamada también sensitiva, porque sus hojas reaccionan al tacto.

Hace algún tiempo esta planta fue objeto de una experiencia realizada en la Universidad de Chicago. Los investigadores que debían determinar si los “músculos de las plantas”, como los de los animales, se fortalecían con ejercicios regulares. Escogieron a la sensitiva, por la facultad singular que presentan sus hojas de replegarse cuando se las toca y de volver a abrirse diez y hasta catorce minutos después.

Así pues, algunas de las hojas de esta leguminosa fueron sometidas a un “entrenamiento”; otra, no. Al cabo de treinta días de ejercicio ininterrumpido, de abrirse y cerrarse. Se pudo comprobar que las hojas sometidas al “ejercicio deportivo” presentaban una fuerza muscular superior en un 41 % a las que habían permanecido inactivas.

Propiedades y beneficios la Mimosa Sensitiva y el Mirtilo

Uso del Mirtilo

Planta flexible, vivaz, incluso elegante, de 30 a 40 centímetros de altura, de hojas denticuladas. Flores axilares de color rojo con bayas azuladas. ¿Dónde nace? En las montañas norteñas de la Península Ibérica, en los bosques de los Alpes, en las regiones montañosas en general, siempre en terrenos silíceos.

Es una alegría tropezar con ella: encantan sus frutos azules, dulces y delicados. No los comáis uno por uno, dicen los expertos, sino varios a la vez y descubriréis un sabor agradable a miel perfumada.

Recolección: las hojas deben ser cogidas en el momento de la floración, en mayo. El secado es fácil. Por lo que se refiere a las bayas. Que hay que coger maduras en pleno verano. En función de la altitud y de las condiciones de la estación. Pueden utilizarse para hacer confitura o jarabe. En el Canadá, los campesinos preparan confituras que a continuación secan al sol o al horno y que conservan varios años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *