Propiedades y beneficios de la Borraja y la Brionia

Propiedades y beneficios de la Borraja y la Brionia

Click para ir directamente

Borraja

La velludísima borraja, rica en grandes flores colgantes de color celeste, es una planta anual, de tallo cilíndrico, cuya altura oscila entre 20 y 30 centímetros. La borraja florece de mayo a junio, decorando los jardines y las praderas.

Aunque por naturaleza prefiera alegrar los muros en ruinas y los escombros, como es comestible se la encuentra también en los huertos. Sus hojas, en efecto, se comen en ensalada: excelentes, suelen ser añadidas a las espinacas o a cualquier otra verdura.

La farmacología utiliza esta planta, tanto las hojas como las flores, porque contienen nitrato de potasio en abundancia, sudorífico y diurético eficaz. Las hojas se recolectan de mayo a septiembre.

Después de haber mezclado la savia fresca de borraja con 3 ó 4 tazas de caldo de ternera, Joseph Roques (nos encontramos en 1837) afirmó: “Es una bebida excelente cuando los riñones y la vesícula biliar están irritados y agitados por dolores espasmódicos y la orina se expulsa con dificultad.”

Según Nicolás Alexandre (esta vez estamos en 1716), la borraja “regocija el espíritu y es muy recomendable para los animales afectados por la bilis negra”…

Propiedades y beneficios de la Borraja y la Brionia

 

Brionia O Nueza

La brionina que contiene la brionia es un excelente purgante y un activo veneno; la fitoterapia aconseja la máxima prudencia con respecto a su empleo.

La brionia, planta vivaz, posee flores dioicas; su pie sostiene las flores macho con estambres, y sus flores hembra por medio de un estilo subdividido en tres partes. Las flores de la brionia son de color amarillo verdoso y tienen cinco pétalos unidos entre sí.

Los frutos son bayas que, cuando maduran, adquieren un bonito color rojo. La raíz es fusiforme, gruesa, carnosa, amarga. El tallo de esta hija de las cucurbitáceas puede alcanzar de 3 a 4 metros de alto.

Esta planta, decididamente vindicativa, es conocida también por una infinidad de extraños nombres: “escupe-veneno”, “calabaza marina”, “nabo del diablo” y “calabaza salvaje”, entre otros. El botánico y médico Thore decía de la brionia en 1803: “Es una medicina feroz”. Por tanto, los niños no deben aproximarse a sus frutos.

Antiguos científicos, como Bartholin (siglo XVII), sostenían que animales, como lagartos, ranas, sapos, eran vomitados por los imprudentes que habían absorbido algunas cucharadas de infusión de brionia o de íride. ¿Debemos creerlo? Por tanto… si tenéis algo en el estómago… ¡brionia!

La raíz de brionia adquiere en ocasiones formas humanas, por eso los magos de antaño la utilizaban para fabricar un pequeño amuleto cuya posesión proporcionaba la riqueza y la felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *