Propiedades y beneficios de la Anemona Pulsatilla y Angélica

Propiedades y beneficios de la Anemona Pulsatilla y Angélica

Click para ir directamente

Anemona Pulsatilla

La anémona pulsatilla o pulsátil es una hermosa planta herbácea vivaz, con pocas hojas, todas ellas agrupadas en la base y muy recortadas, y flores violetas que se abren en los prados y en los bosques poco tupidos de las zonas cálidas de la Europa central, septentrional y meridional, e incluso algunas veces en Siberia. En Francia es bastante común.

La anémona pulsátil fresca es venenosa, porque su tallo contiene una sustancia tóxica, la protoanemonina, pero una vez seca pierde su toxicidad. Es recolectada antes de que termine su floración. Apenas cogidas, las flores deben dejarse secar y sólo pueden ser utilizadas una temporada.

Para su conservación, preparad un alcoholado: flores de anémona pulsátil maceradas durante diez días en su peso en alcohol de 90°.

Conocida en medicina por sus cualidades antiespasmódicas de los órganos genitales, de la tos en general, y eficaz igualmente para calmar las jaquecas y las molestias cardiacas. La anémona pulsátil debe ser empleada, no obstante, con la mayor prudencia, para evitar graves accidentes.

Para cultivarla basta un terreno calcáreo, bien regado, y una tierra artificial ligera, pero no ácida. Se sacan las plantas jóvenes con su tierra y se trasplantan así. Recordad que sólo hay que arrancar la anémona pulsátil en los sitios donde abunda, en Normandía, por ejemplo, ya que en otros lugares suele estar protegida en razón de su rareza.

Propiedades y beneficios de la Anemona Pulsatilla y Angélica

 

Angélica

Esta excelente planta, originaria del norte de Europa, puede alcanzar dos metros de altura. En Italia existe desde hace siglos —aproximadamente desde la Edad Media— y vive generalmente como una planta cultivada por los hombres, “mimada”, bien cuidada.

Existe también una angélica que crece en estado silvestre. Sin duda os preguntaréis cómo reconocerla. Os lo explicaremos: empezad por observar su tallo, que es hueco, y sus hojas, muy recortadas.

En cuanto a la raíz, tiene una forma auténticamente retorcida, es de color oscuro y exhala un fuerte olor aromático: es la razón que la hace ser considerada, en fitoterapia, como un excelente estimulante y un buen digestivo. La recolección se hace entre junio y julio: a primera hora de la mañana, dicen los textos.

Puntualizaremos, para los aficionados escrupulosos y exigentes, que aquel que quiera aprovechar al máximo las múltiples propiedades benéficas de esta planta y tener una garantía de pureza deberá cultivarla en su pequeño jardín particular. Ya que en el comercio es poco menos que imposible encontrarla fresca.

Este cultivo debe hacerse en un terreno no arcilloso y bien expuesto al sol. Después de haber cavado, rompiendo los terrones, hasta una profundidad de 20 cms. Habrá que abonar con estiércol viejo, ya que el fresco proporciona mal gusto a la planta y la hace crecer con demasiada rapidez.

Mes ideal para la siembra: marzo o septiembre. La angélica debe ser regada a menudo. Recolección: el primer año sólo se cogerán los tallos secundarios; el segundo, el tallo central. El tercero, la planta ya no tiene nada más que ofrecer y muere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *