Propiedades y beneficios de la Ajedrea y el Alquequenje

Propiedades y beneficios de la Ajedrea y el Alquequenje

Click para ir directamente

Ajedrea

Si queréis comprender a fondo el valor exacto de la ajedrea tendréis que basaros en su etimología. Parece ser, en efecto, que Satureia viene de «sátiro». No cabe la menor duda de que sabéis quiénes eran los sátiros: apasionados amantes, mitad hombres, mitad machos cabríos, grandes tocadores de flauta y terribles seductores de ninfas.

En suma, la ajedrea es el afrodisiaco por antonomasia. Se cuenta que un día el marqués de Sade ofreció a sus invitados unos pequeños bombones rellenos de ajedrea, y que a continuación tuvo lugar una extraordinaria orgía…

Florece de mayo a agosto. Es una planta anual, de hojas estrechas y flores color lila y rosa. Vive en los parajes áridos calcáreos de las regiones mediterráneas.  Sin desdeñar no obstante los primeros tramos de las laderas montañosas. La recolección debe hacerse a finales de verano.

Propiedades y beneficios de la Ajedrea y el Alquequenje

Alquequenje

El alquequenje, con frecuencia más conocido por el nombre encantador de amor enjaulado, tiene una numerosa parentela: la patata, el pimiento, la berenjena, la belladona, el estramonio, el beleño, etc…; algunas de estas plantas son parientes «recomendables», otras lo son menos o en absoluto.

Nuestro alquequenje vive bajo dos condiciones sociales: englobado en el «sistema»; dicho de otra forma, cultivado, bien cuidado, mimado, para los usos y el consumo farmacéuticos y culinarios; lo encontramos así, aburguesado, en Francia, en Alemania y en España.

Por otra parte, existe el alquequenje que prefiere la vida salvaje y vive en los terrenos sin cultivar, a lo largo de los fosos, oculto en los setos sombreados y en las ruinas, en los lugares húmedos y en los terrenos calcáreos; lo mismo le da vivir en las regiones montañosas o en la llanura: por tanto, lo encontramos por lo menos en tres continentes, Europa, Asia y América del Norte.

Se le reconoce por sus pequeños frutos de color anaranjado, en forma de farolillo chino (de ahí uno de sus nombres vulgares), tan decorativos, situados debajo de las hojas: allí se exhiben de una manera impertinente desde mayo a octubre.

¿Lo sabíais?

¿Sabíais que en Italia, y especialmente en Lombardía, los frutos del alquequenje se venden en las pastelerías, bañados de chocolate?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *