Propiedades y beneficios del Rábano Silvestre y el Repollo

Propiedades y beneficios del Rábano Silvestre y el Repollo

Lo que no sabías del Rábano Silvestre

El rábano silvestre es una planta herbácea antigua. Ya era conocida en la Edad Media, época en la que se utilizaba como condimento y como medicamento. Esta crucífera viene, según se dice, de muy lejos. Se habla hasta de Siberia…

Nombres vulgares: rabanillo, mostaza alemana, mostaza de los capuchinos. Tamaño: un metro, y a veces más; flores pequeñas y agrupadas en espiguillas terminales; raíz giratoria gruesa y pulposa; aroma delicioso.

Cultivo: el rábano silvestre no es demasiado exigente; le gustan los terrenos frescos, siempre que sean profundos y bien abonados. Esperad a la primavera para cortar las raíces en pedazos de 8 a 10 cms. de longitud; enterradlos, pero dejando entre ellos un espacio de 40 centímetros; luego, escardad, y cuando las hojas comiencen a aparecer escardad de nuevo. La raíz empieza a ser buena en el segundo año

¿Lo sabíais? El rábano silvestre no da granos, al menos entre nosotros. Por tanto, habrá que recurrir al trasplante de las raíces.

Propiedades y beneficios del Rábano Silvestre y el Repollo

Características del Repollo

Ya hemos hablado de esta rica familia. Rica por el número de sus miembros: rábano, berro, nabo, nabo silvestre, colirrábano y repollo, que poseen vitaminas en abundancia

Esta hortaliza —el repollo— siempre ha sido tenida en alta consideración por los hombres y por los dioses. Lucio escribía que los griegos creían que el repollo había nacido del sudor de Júpiter.

Los médicos de la Antigüedad no lo apreciaban menos, y esto lo demuestra el hecho de que lo recetaban profusamente contra todos los males y disturbios de la salud. Crisipo, notable médico de la Antigüedad, escribió un libro entero sobre esta hortaliza.

Un poeta cuenta que un niño comprobó personalmente las virtudes terapéuticas en una herida que se había hecho a causa de una terrible caída.

Pero volvamos con los griegos: el repollo era en la Hélade una planta sagrada. Los romanos lo aconsejaban antes de sentarse a la mesa: “Comedlo y retrasaréis los efectos de la embriaguez”, decían.

Consideramos superfluo describir las características de la hortaliza de la cual hablamos, ya que todos la conocemos perfectamente. Sólo añadiremos que existen diversas variedades, entre ellas el repollo rojo, el brécol, las coles de Bruselas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *