Propiedades y beneficios del Hinojo, Hisopo e Iris

Propiedades y beneficios del Hinojo, Hisopo e Iris

Descripción del Hinojo

Contemplad bien esta planta; no hace falta decir que es elegante, flexible y, en cierto modo, atractiva. Anual o bienal, puede alcanzar una altura de casi 2 metros.

Las hojas, con vainas pegadas al tallo, están divididas en lacinias capilares; sus flores son amarillas; el fruto es un disqueno oblongo, dividido en cinco partes iguales.

El hinojo brota espontáneamente en los yermos y ribazos de la Península Ibérica, y florece durante los meses cálidos, de mayo a junio.

Sin duda os habréis fijado, durante las vacaciones a orillas del mar, en esa planta de penachos muy tupidos que brota alrededor de las rocas: es el hinojo marino.

Para su cultivo, el hinojo necesita un terreno rico y bien soleado. Se siembra en primavera, “con la luna nueva”, se decía antaño.

Propiedades y beneficios del Hinojo, Hisopo e Iris

Propiedades del Hisopo

Coged las puntas floridas, si es posible al principio de la floración; ponedlas a secar inmediatamente en el granero. Comprobaréis que el perfume de la planta se atenúa con el secado, pero sus cualidades en cambio persisten con el tiempo. Bastará tomar la precaución de conservarlas protegidas del aire y de la humedad.

Sus propiedades, como ya sabéis sin duda, conciernen a la garganta. Es un remedio infalible contra las inflamaciones de las amígdalas.

El hisopo siempre gozó de gran consideración entre los antiguos, que la consideraban una especie de hierba sagrada. Brotaba, y naturalmente continúa brotando aún, en los sitios pedregosos.

No es difícil de reconocer, sobre todo por su intenso olor; por su aspecto de matilla; sus flores, que son blancas, agrupadas en espigas; por sus hojas, que son estrechas, unas veces verdes y otras casi blancas.

Propiedades y beneficios del Hinojo, Hisopo e Iris

Iris: una flor divina

Llamada también iris de Florencia o iris cárdeno, el iris es una planta herbácea vivaz. Puede alcanzar un metro o metro y medio de altura. Posee un grueso rizoma horizontal, de donde surgen hojas verticales en forma de espadaña, agrupadas en penachos.

Del centro de estos penachos brotan las flores características del iris. Esta planta crece espontáneamente en España, y asimismo en Francia, en las rocas, en los viejos muros y en los escombros.

También se cultiva en los jardines, por la vivacidad y el colorido de sus flores, que se abren de junio a agosto.

El iris es una planta que los magos consideraban ligada a la Luna y, como tal, los antiguos la consideraban como el símbolo de la paz y de la tranquilidad. Siempre según los antiguos, velaba por el sueño. Pero cuidado con sus emanaciones nocturnas: se dice que provocan angustia y en ocasiones incluso la muerte.

¿Lo sabíais?

¿Sabíais que para perfumar agradablemente vuestra lencería basta con que coloquéis en vuestros armarios varios trozos de raíces de iris?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *