Para que sirve el ginseng y mucho más

La medicina china y coreana utiliza el ginseng (Ginseng panax) desde hace más de 5 000 años, pero su uso en Occi­dente es relativamente reciente.

Desde muy antiguo se le han atribuido propiedades de panacea universal (el nom­bre genérico de la planta de ginseng es Panax, que deriva de la palabra griega «panacea» o «curalotodo». Los chinos lo empleaban como tónico físico y cerebral, para aumentar el vigor, como fuente general de salud y para prolongar la vida.

La medicina china usa el ginseng desde hace miles de años

La magia del ginseng

Una leyenda de la provincia de Kirin dice que la plan­ta nació una noche de agosto, en los bosques de cedros, en el cruce de dos corrientes montañosas, que desapare­cen para dar lugar a esta raíz, uniéndose los cinco elemen­tos de la creación (fuego, tierra, metal, agua y madera), en equilibrio, para dar lugar al ginseng.

La variedad Ginseng panax se encuentra en China y Corea del Norte, aunque su cultivo se explota en Corea del Sur. Es una planta herbácea de treinta a setenta centímetros de altu­ra, que crece en las laderas de las montañas, a una altitud mo­derada. Sus principios activos se encuentran en las raíces tu­berculosas.

El aspecto que presenta la raíz, que tiene de diez a treinta centímetros, recuerda mucho a la forma humana. És­tas se lavan y se secan al sol y, posteriormente, se comen en su totalidad (en dosis que oscilan entre los 0.5 y los 3 g diarios), o molidas, para hacer comprimidos y polvos.

Esta raíz es rica en vitaminas B,, B2 y vitamina C. También contiene hierro, manganeso, mucílago y sustancias que tie­nen una actividad hormonal. En la actualidad, se acepta la idea de que los principios activos de la complicada química del ginseng son sustancias conocidas como saponinas, trece de las cuales han sido identificadas. Varias de ellas producen efec­tos en el cuerpo parecidos a los de las hormonas.

El ginseng se usa en china desde hace 5.000 años

 

Cansancio, fatiga, concentración

El ginseng se emplea como estimulante y tónico contra el cansancio físico y mental. Es un producto adaptógeno, es de­cir, aumenta la resistencia frente a situaciones traumáticas o que producen un mayor nivel de estrés.

Es efectivo en el tra­tamiento de alteraciones psíquicas de carácter funcional: neu­rosis, astenias, etc. Aumenta el rendimiento intelectual y ayuda en las convalecencias. Se ha demostrado su acción tonifican­te en el cerebro, en las áreas cortical y subcortical.

Es también efectivo en los trastornos vasculares, en la dia­betes (en el metabolismo de la glucosa mejora la eficacia de la insulina, hormona deficiente en las personas diabéticas), y normaliza la tensión arterial.

Estimula la función de las glán­dulas sexuales, debido a su contenido en andrógenos (es de­cir, es un estimulante de la secreción de hormonas masculi­nas), no se recomienda su uso habitual a las mujeres embara­zadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *