Obesidad Sedentaria, Abdominal y por Sobrealimentación

El sedentarismo es un factor de riesgo modificable, lo que significa que la adopción de un estilo de vida que incluya la práctica de ejercicio físico interviene en la mejora de la salud de la persona sedentaria y reduce su riesgo cardiovascular.

Obesidad Sedentaria, Abdominal y por Sobrealimentación

Obesidad Sedentaria

Aparece sobre todo en el hombre. Los depósitos de grasa se localizan de forma muy característica por encima de las caderas y constituyen los clásicos “michelines”. Se da cuando el gasto físico es inferior a las entradas de azúcar.

Características:

  • Grasa caliente.

  • Sobrecarga máxima de 6 kilos.

Tratamiento:

  • Reducción de los azúcares, sobre todo de los lentos (cereales, leche condensada, miel, confituras, chocolate, pasteles, refrescos de cola, licores, etc.).

Recomendaciones físicas:

  • Ejercicios suaves y prolongados. Gimnasia de mantenimiento.

Evolución:

  • La falta de ejercicio físico facilita la aparición de numerosos trastornos (metabólicos, artrósicos, etc.).

Obesidades Abdominales: Todas las obesidades abdominales están ligadas a una secreción excesiva de insulina que facilita la transformación de los azúcares en grasas y permite la penetración de estas grasas en los adipocitos del vientre, bien sea en superficie o en profundidad. Dentro de las obesidades abdominales hay que distinguir  a obesidad sedentaria.

sobrealimentar

Obesidad de Sobrealimentación

La grasa se deposita sobre la cara, el cuello, el tórax y la espalda. Como signo característico aparece un depósito de grasa sobre la zona cérvico-dorsal en forma de joroba de bisonte.

Otras características:

  • Sensación de calor excesivo, sobre todo después de comer.

  • Es una grasa dura y caliente.

  • Las medidas del pecho están aumentadas.

  • Sobrecarga máxima de 15 kilos.

Tratamiento:

  • Régimen hipocalórico moderado calculado según las necesidades calóricas diarias.

Evolución:

  • Con régimen = Hacia la curación.

  • Sin régimen = Hacia la obesidad abdominal y sus complicaciones metabólicas (diabetes, perturbaciones vasculares graves).

  • Recomendaciones físicas: Deporte (marcha, gimnasia).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *