Las cualidades nutritivas de las algas

Estos productos del mar podrían calificarse de verduras marinas, ya que poseen propiedades muy parecidas a los ve­getales terrestres.

Principalmente, las algas son ricas en mine­rales, que son los causantes del efecto alcalinizante de estas plantas de mar. Las algas depuran el organismo y eliminan los efectos ácidos que éste produce. Ayudan, además, a eliminar los depósitos de grasas del organismo y, por esta razón, las al­gas están especialmente indicadas en las dietas de adelgaza­miento.

Las vitaminas también están presentes en estas plantas marinas, aunque en menor cantidad que los minerales. Exis­te una gran variedad de algas donde, cada tipo, es rica en de­terminadas sustancias vitales y, por lo tanto, tiene un valor nutritivo diferente. Pero si agrupamos todo el contenido vita­mínico sin diferenciar entre sus diferentes clases, podemos decir que las algas son ricas en vitamina A, B, C, C, E y K.

Las algas son las verduras del mar

 

Un apunte de historia

China ya utilizaba las algas como una parte impor­tante de su dieta en siglos anteriores a nuestra era. Este hecho consta en diversos manuscritos, que hablan de las propiedades nutritivas y culinarias de las algas.

Hace más de dos mil años, Corea enviaba estas plantas mari­nas tan apreciadas a la Corte Imperial china, que las va­loraba especialmente por sus efectos medicinales.

Asi­mismo, muchas islas y países de la costa del Pacífico han sabido integrar las algas dentro de su cocina tradi­cional. Pero si existe un lugar donde realmente se han apro­vechado las propiedades culinarias y terapéuticas de las algas es Japón.

Todas las variedades utilizadas actualmen­te en Occidente, ya habían sido descubiertas por los ja­poneses en la Corte Imperial del siglo vm.

Una ventaja de las algas es que todas sus partes son co­mestibles, de manera que es totalmente aprovechable. La úni­ca reticencia que puede causar en el consumidor de esta plan­ta es su dureza y falta de sabor.

Como a muchos otros alimen­tos, nuestro paladar debe acostumbrarse a saborear nuevas texturas y gustos sabiendo, positivamente, que esto le repor­tará un gran beneficio, como lo es el hecho de estar ingirien­do valiosas sustancias vitales. A pesar de todo, igual que exis­te una variedad amplia de algas, también encontramos varios tipos de textura y sabor.

Los chinos utilizaban las algas mucho antes que occidente

La espirulina

Las espirulinas son algas azules que viven en lagos salados de aguas alcalinas y calientes (de 25 a 40°), poblados, habi­tualmente, por flamencos rosados.

Estas aves se alimentan de estas algas y las transportan en sus plumas y en sus picos; a su vez, las abonan con sus excrementos.

Estas algas tienen una larga historia. La variedad más co­mún es la Espinilina platensis. Desde tiempos inmemorables las mujeres kanembus, que viven en el nordeste del Chad las han recogido en forma de caldo verde, en la superficie de los mares salados. Este caldo se deseca y se consume en forma de tortas.

La espirulina son unas algas azules

La espirulina era desconocida en Europa

Hasta que la des­cubrió el botánico Jean Léonard, en 1967, cuando, recorrien­do los mercados indígenas en Chad, se fijó en una sustancia verde-azulada en forma de galleta seca. Jean Léonard hizo analizar este compuesto de algas y lo identificó con el nombre de espirulina.

Hasta entonces, el rico potencial de las algas se desconocía en Europa, pero no para un antiguo pueblo ame­ricano: los aztecas. La otra variedad es la espirulina de México. En las aguas del lago Texcoco se descubrió fortuitamente un tipo de estaestaba habitado por flamencos rosados. Parece ser que los aztecas recogían la espirulina como lo hacen ac­tualmente los kanembus del lago Chad.

Aparte del antiguo lago Texcoco, en México, los lagos con mayor presencia de espirulina se encuentran en el centro y el este de África, a lo largo del valle del Rift. En Chad, los lagos Bodou y Tombou abrigan, desde hace siglos, monocultivos es­pontáneos de espirulina, que es una de las principales espe­cies de Kenia y Etiopía.

En la actualidad, las espirulinas se cultivan en todos los continentes, incluso en China, en el agua de mar y también en circuitos integrados autónomos. En los años ochenta, se desarrollaron múltiples investigaciones acerca de sus cualidades dietéticas y terapéuticas, sobretodo en Japón y Estados Uni­dos.

Muchos ven en ellas uno de los alimentos del siglo xxxi. La espirulina se vende habitualmente en polvo, y existen re­cetas para integrarla en sopas, ensaladas, masas para tarta, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *