La Obesidad: Diferencias entre Hombre y Mujer

Cada obesidad se dispone sobre el cuerpo en función de la causa que la provoca. Por tanto, lo primero que hay que hacer es observar con atención la disposición de los depósitos grasos. Cada obesidad evoluciona según la causa que la provoca. Por eso es imprescindible el interrogatorio minucioso.

En cuanto a la naturaleza de la grasa se hace necesario estudiar la historia de cada obesidad, sobre todo el momento de su aparición, las circunstancias peculiares de la misma y su agravamiento.

Cada obesidad se caracteriza por un signo particular. “Los médicos creen que hallada la causa de la enfermedad, su curación está descubierta.” (Cicerón.) “Los hombres obesos corren mayor peligro de morir súbitamente que los flacos.” (Hipócrates.)

La Obesidad, Diferencias entre Hombre y Mujer

Click para ir directamente

La Armonía

Todos deseamos la armonía externa e interna, y en muchos casos, la una depende de la otra, pues nadie que no esté a gusto consigo mismo, con su cuerpo, difícilmente puede hallar la paz del alma.

La obsesión por el cuerpo, el culto al mismo, fue una importante actitud social en la Grecia Antigua y en nuestros días en todo el área de la cultura occidental, aunque con fines diferentes a los de los griegos.

El gran número de gimnasios y de sistemas de adelgazamiento definen la inquietud de nuestra sociedad, aunque hay otros elementos colaterales, como las/los top-model, que imponen determinados estilos estéticos. Quienes no se parecen a ellos pueden caer en depresiones o melancolías, pero el cuerpo de cada uno de nosotros debe tener su propia armonía sin demérito alguno.

aemonia

El cuerpo normal de la mujer y del hombre, cualquiera que sea su raza, responde a unas constantes de proporciones entre sus diferentes medidas que definen la armonía. Hay que acabar con la costumbre de definir la obesidad en relación al concepto peso-estatura.

Lo importante de un cuerpo es, ante todo, la armonía. Un cuerpo puede tener una excelente relación peso-talla, sin que sea necesariamente armonioso y viceversa.

Las medidas ideales para el hombre y la mujer son: Estas medidas han de conocerse sin olvidar que lo importante es que varíen con armonía y equilibrio, porque un mal adelgazamiento es cuantitativo, y uno bueno es “cualitativo”. La pérdida de peso es la misma; en cambio, desde el punto de vista estético, el resultado puede ser muy diferente.

medidas

Mujer

  • Diámetro torácico: 90cm
  • Diámetros de cintura: 65cm
  • Diámetro de cadera: 95cm
  • Diámetros de muslo: 55cm

Hombre

  • Diámetro torácico: 105cm
  • Diámetros de cintura: 90cm
  • Diámetro de cadera: 100cm
  • Diámetros de muslo: 60cm

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *