La jalea real

En la increíble organización de la colmena, las abejas que rodean con dedicación a la Reina elaboran con sus glándulas faríngeas supra cerebrales una sustancia distinta de la miel: la jalea real.

Esta, a diferencia de la miel, es una suerte de bebida real, una leche rápida, destinada a transformar las larvas comunes en larvas de sangre azul y, finalmente, en abejas reina.

La sustancia, la jalea, es algo asombroso cuando se tiene en cuenta que hace aumentar 1.800 veces a las larvas de las abejas, y que después hace vivir largo tiempo a la reina, provocando una puesta de 2.000 huevos al día. Como se sabe, la reina es la única que tiene derecho a entretenerse en los juegos de amor, mientras las obreras trabajan.

Propiedades del Dátil

Metafísica de la Alimentación 

La jalea real constituye el único alimento de la abeja reina y tiene una composición totalmente distinta de la miel. Están representados ahí los azúcares (levulosa y dextrosa) pero también las proteínas. La ficha químico-analítica de la jalea hace resaltar la presencia de azúcares, proteínas y grasas, así como sales minerales y vitaminas. Estas son: vitamina B1, curativa sobre todo del sistema nervioso, y las otras vitaminas del grupo B, es decir, B2, B6, B12, PP, F, H, y BE. Notoriamente, la B2 favorece la oxigenación de las células y estimula por ello su crecimiento; además,  interviene en el recambio de hierro.

Su carencia determina grietas en las comisuras de los labios, de la oreja y algunas formas de alopecia. La B6 interviene en el metabolismo del hígado y en los procesos de crecimiento de todos los tejidos. La B12 tiene un claro efecto nutritivo sobre los nervios y valor antianémico.

Propiedades del Dátil

Reconociendo las virtudes de la papa 

La PP regula las funciones intestinales, la alimentación de los tejidos cutáneos y actúa en los trastornos circulatorios periféricos. La F protege el epitelio de la epidermis. La H regula la flora intestinal. La BE o ácido fólico interviene en los órganos que producen glóbulos rojos y ciertos glóbulos blancos, así como en las plaquetas de la sangre.

En consecuencia, la jalea real se considera el producto más valioso de la colmena, que además tendría sustancias identificadas por Townsend y Brown, como el ácido 10-hidroxidecenoico e hidroxibenzoico que, respectivamente, tendrían un poder anti leucémico y microbicida ante el bacilo de Koch (agente específico de la tuberculosis).

Desgraciadamente, la jalea real es bastante débil, pero Maurice von Smith, de la Comell University de Ithaca (Nueva York) ideó una fonna de conservarla durante 30 meses, recurriendo a métodos de conservación por desecación.

La jalea real se prescribe con fines medicinales en las siguientes enfermedades: insuficiencia hepática a diferente escala (mejor si se mezcla con miel); cardiopatías, por acción nutriente sobre el músculo cardíaco; úlcera; embarazo; presión alta, estados anémicos. Parece que la jalea real tiene -además- acción estrógeno, ya que contiene hormonas femeninas y masculinas extraídas del polen de las flores. Los especialistas aconsejan una dosis aproximada de 50 miligramos diarios de jalea real para mantener al organismo sano y en forma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *