Infusiones naturales para los pies cansados

La escena tiene lugar en París, en la plaza de la Estrella, o mejor dicho en la plaza Charles De Gaulle, el día de Pascua.Por lo tanto qué parte de esta historia que ahora conoceréis es la historia de muchas de vosotras a las que con mucha facilidad tienen los pies cansados:

 Tratamientos caseros para los pies cansados

Historia de los pies cansados

—Eso que ves en el centro de la plaza es el Arco de Triunfo.

— Agregó: Ya veo, ya veo.

—Debajo, donde está la llama, se encuentra la tumba del Soldado desconocido.

—Asimismo dijo: Ya veo, ya veo.

—A vuestra espalda, la avenida de los Campos Elíseos.

—Ya veo, ya veo.

—Aquí es donde late el corazón de Francia, el alma de la República.

—Ya veo, ya veo.

—Aquí la célebre grandeza.

—Ya veo, ya veo.

—Bueno; ahora, bajaremos de nuevo por la avenida de los Campos Elíseos mirando todos los escaparates, y luego desembocaremos en la famosa plaza de la Concordia.

— También comentó: Ya veo, ya veo… Bueno, oye, yo me quedo aquí, voy a sentarme.

Es probable que todo te paresca un drama: la dama no puede más, le duelen demasiado los pies.

 Tratamientos caseros para la pies cansada

¿Qué hacer para no tener los pies cansados?

Pero ¿por qué?. Posiblemente, este drama no se habría producido si antes de salir hubiera tomado un buen pediluvio con una infusión de flores de saúco.  Probablemente este baño ayudará a descansar los pies o aliviar los pies cansados.

También podéis hacerlo antes de caminar mucho.

¿Habéis comprendido?

Si tenéis los pies cansados, preparad un litro de agua hirviendo. Luego echad 10 gramos de hojas de romero, de manzanilla o de menta, a vuestra elección. Por lo tanto, despues de terminar, al estar muy caliente. Lo mejor dejadlo reposar diez minutos.

Filtrad y verted el líquido en una jofaina, añadiendo agua caliente en cantidad suficiente para sumergir vuestros pies doloridos. posiblemente te preguntes: ¿Cuánto tiempo? Una media hora. Por lo cual después de un rato, dadles masaje con una crema grasa, desde los dedos hasta los tobillos.

Asímismo, podéis repetir este baño de pies siempre que os sintáis cansadas. por lo que cuando esto ocurra que tengáis los pies hinchados y pesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *