Increíbles secretos de cocinar sin grasas

En los últimos tiempos se ha avanzado mucho en cuanto a variedad y alternativas de alimentos con pocas grasas.

Sin embargo, la materia prima y la base de los platos es tan importante como la forma de tratarla y cocinarla.

Hay personas que dicen comer verdura todos los días, pero muchas acostumbran a cocinarla y freiría con grandes cantidades de aceite, en lugar de hervirla o saltearla con unas gotas de aquél.

Increibles secretos de cocinar sin grasas

Cocinar con queso parmesano

Este popular queso, muy utilizado para aderezar pasta, es tan aromático que cabe la posibilidad de emplear muy poca cantidad. Una cucharada sopera de queso parmesano contiene unos 2 g de grasa, por lo que en cantidades moderadas puede incluirse sin problemas en una dieta baja en grasas.

También puede usar queso parmesano bajo en grasas para ayudar a espesar cremas y salsas. Añada el parmesano hacia el final de la cocción, en la proporción de una cucharada sopera por taza de líquido. Deje reposar la crema o la salsa para que se espesen.

Entonces, si lo desea, agregue un poco más de queso para favorecer su consistencia. Asegúrese de reducir o eliminar la sal de la receta, pues el queso palmesano ya contiene sal.

Increibles secretos de cocinar sin grasas

Cocinar con margarina pobre en grasas

Tanto en la mesa como en la cocina se puede utilizar margarina o mantequilla con un contenido de grasa inferior a 11 g por cucharada sopera.

Para gran parte de sus necesidades en la cocina es suficiente con emplear una marca que sólo contenga de 3 a 6 g de grasa por cucharada sopera.

Aunque no será muy adecuada para saltear, se puede mezclar con verduras al vapor y puede sustituir a la mantequilla o margarina grasas en platos de pasta, arroz, salsas y muchos otros. También se puede usar para cubrir las rebanadas de pan cuando se elaboran sándwichs calientes de queso.

Increibles secretos de cocinar sin grasas

Sustitutos cremosos

Con unas 800 kcal por taza, las cremas pueden disparar la ingestión de grasas. Sin embargo, algunos productos no grasos pueden sustituir a los ingredientes con mayor contenido en grasa. Además, algunos de estos sustitutivos naturales pueden añadir calcio y otros nutrientes a la dieta.

Para conseguir una crema excelente y saludable, mezcle un tercio de taza de leche en polvo desnatada con una taza de leche entera, y déjelo reducir para reemplazar a la crema que habitualmente empleaba en una receta. También puede agregar directamente unas pocas cucharadas de leche en polvo desnatada instantánea a cremas, salsas y budines.

Mezcle partes iguales de queso cremoso poco graso y leche entera con ayuda de una batidora para sustituir la crema de leche que se emplea en la elaboración de salsas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *