Increíbles Dietas Base de Fosfóro

Se puede nacer fosfórico, aunque lo más frecuente es que esta peculiaridad se desarrolle en la pubertad, a partir del tipo carbónico. Como signo evidente de paso al fosfórico tenemos el adelgazamiento.

El riesgo más importante del fosfórico es la desmineralización. En cuanto a su plan alimenticio, al necesitar de muchas sales minerales para su crecimiento, está marcado por el deseo de sal.

Dietas a Base de Fosfóro

Alimentos Convenientes para el Individuo Fosfórico

  • Carnes = cerdo magro.
  • Hortalizas = zanahoria, berros, endivia, acelga, repollo, apio, puerro, espinacas, judías verdes.
  • Frutas = higos, frambuesas, mandarina, naranja, moras, nueces, almendras.
  • Leche y quesos = todos.
  • Dulces = chocolate en pequeña cantidad.
  • Pescados = lenguado, merluza, salmón, atún, caviar, mejillón, ostras.

El fosfórico tiene necesidad de alimentos lácteos (quesos y yogures); por eso, un yogur al día parece una excelente recomendación, ya que aporta proteínas y sales minerales que el organismo del fosfórico necesita. Conviene no abusar de los alimentos lácteos muy ricos en calcio, ya que podría engendrar riesgo de litiasis a nivel renal.

El pescado, igualmente, es un alimento que no favorece al fosfórico; es menos rico en calcio y fósforo que el queso, pero contiene todos los oligoelementos procedentes del mar, donde, justamente, el fosfórico se encuentra muy a gusto y equilibrado. Todos estos alimentos son ricos en sales minerales, calcio, magnesio, fósforo y, por tanto, necesarios en la constitución del fosfórico.

comer

Características del Comportamiento Fosfórico

En cuanto a su comportamiento, el fosfórico está dominado por la sensibilidad nerviosa y la fatigabilidad: se exaltan con rapidez, pero con la misma rapidez se agotan.

Hay que recomendar a los fosfóricos que no tomen las bebidas muy frías, ya que le pueden provocar trastornos intestinales. Y también, cuidado con la sal, ya que este deseo de alimentos salados es característico del fosfórico y puede provocar alteraciones en el funcionamiento del riñón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *