Hablemos de los puerros y sus recetas

Aporta al organismo elementos minerales in­dispensables para la vida: hierro (para los glóbu­los rojos de la sangre), magnesio (para los ner­vios y el equilibrio en general), azufre (contra las fermentaciones pútridas), sodio (contra el exceso de acidez), sílice (para la elasticidad de los huesos y de la piel), nitratos (para la pureza de la sangre), manganeso (coenzima de la dias- tasa, para la digestión y la asimilación), potasio (contra el exceso de grasa), calcio (para el es­queleto y el metabolismo en general) y ácido fosfórico (tónico del sistema nervioso). ¿Hace falta proseguir?

Por nosotros que no quede… Es rico también en ázoe, en vitaminas B y C, en mucilagos, en celulosa (gracias precisamente a su contenido en celulosa es famoso el puerro por su acción beneficiosa, extraordinariamente eficaz, sobre el intestino: limpieza y lubrifica­ción de las paredes).

Los gotosos, los artríticos, los dispépticos, los obesos, los nerviosos en ge­neral debían erigir un monumento a este pue­rro benéfico, heroico, que penetrando cada día en el organismo humano y renunciando a todos los placeres de la vida terrestre, salva al hombre de tantas operaciones, enfermedades y hemo­rroides. Hecho este preámbulo, pasemos a ocuparnos del puerro en la cocina.

El puerro tiene muchos minerales

Aprendamos a preparar la renombrada sopa de puerro

Para 6 personas necesitaréis una cebolla de tamaño mediano, bien troceada; 2 ó 4 puerros con todas sus ho­jas, finamente picados; 3 cucharadas de harina de avena, de 6 a 8 tazas de agua hirviendo, una cucharada de aceite de maíz y sal de mar.

Se cuecen al vapor la cebolla y los puerros, durante unos 15 minutos por lo menos, a fuego más bien vivo. Se añade media taza de agua y de sal. Dejad cocer 15 minutos más a fuego len­to. Echadlo todo en el agua hirviendo.

Añadid la harina de avena, previamente dorada, o even­tualmente copos de avena. Dejad cocer 30 mi­nutos a fuego suave.

La sopa de puerro es un manjar

La receta de puerros con huevos es menos complicada

Cortad los puerros, cocedlos en agua hirviendo, escurridlos, colocadlos después en una fuente y espolvoreadlos de queso ralla­do. Luego, colocad unos huevos al plato sobre este lecho de puerros.

El rábano es una planta cuya raíz es de color variable según las especies: rojo, rosa, rosa y blanco, e incluso negro. El rábano negro es de­nominado a veces rábano silvestre, pero erró­neamente. Antirraquítico, gracias a la presencia de yodo, el rábano está considerado como el antiescorbútico por excelencia, debido a su con­tenido en vitamina C.

Rico igualmente en pro­piedades antisépticas y diuréticas, contiene asi­mismo azufre y magnesio. Todas estas cualida­des son comunes a las diversas especies de rá­banos, pero el rábano negro parece poseerlas en más alto grado. Se dan también en el rábano silvestre, planta de la misma familia, de raíz blanca y menuda, utilizada como condimento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *