El guaraná y sus propiedades

Es uno de los últimos descubrimientos en los mercados europeos, sin embargo, hace miles de años que los indios amazónicos conocen el guaraná (Paullinia cupana, Paullinia sorbilis) y lo utilizan como refresco, fortificante y estimulante físico. Ellos lo denominan el «elixir de larga vida».

Según la leyenda, procede de los ojos de los dioses, ya que cuando el fruto se encuentra maduro, su cáscara se rompe y aparece una especie de almendra de color muy os­curo, rodeada de una sustancia blanca que recuerda al ojo humano.

Los indios amazónicos conocían el guaraná desde hace tiempo

Los mineros del brasil tienen la costumbre de tomar guaraná

La planta del guaraná es arbustiva y trepadora, de tallo fle­xible y largo y con unas pequeñas raíces que se adhieren. En estado salvaje, forma una liana que se enreda en los troncos de los árboles altos y hace que sea difícil recoger sus frutos. No obstante, los indios también la cultivan, lo que facilita esta ta­rea.

El fruto es pequeño, del tamaño de una nuez y con forma de pera. En el interior tiene tres cápsulas, cada una de las cua­les alberga una semilla.

Un gran adaptógeno. El guaraná pertenece a las sustancias denominadas «adap- tógenos», es decir, que incrementan la resistencia o respuesta frente a varias situaciones que se considerarían como anóma­las. Los adaptógenos sobrepasan las propiedades y cualidades de las plantas tonificantes tradicionales.

Entre sus principios activos destacan la cafeína, en una proporción del 3 al 5 % (similar a la del café), y la teobromi- na, el alcaloide del té. Por lo tanto, es mejor no tomarlo por la tarde o la noche ya que podría producir insomnio. Se ha de­mostrado que su uso durante períodos prolongados no pro­duce efectos secundarios ni dependencia alguna.

Los mineros en Brasil toman guaraná

Sus principales efectos beneficiosos son:

Es un poderoso tónico que aumenta la capacidad de es­fuerzo físico y reduce la sensación de fatiga.

Es un estimulante neurocardiaco que aumenta la fuerza y la frecuencia de los latidos, lo que a su vez incrementa el flu­jo sanguíneo del corazón.

Además de sus propiedades tónicas o estimulantes, el guaraná es un regulador y normalizador general de cualquier trastorno o desequilibrio. Regula la secreción de adrenalina, mejora la respuesta del organismo frente al estrés y los tras­tornos nerviosos e, incluso, la depresión leve. También con­trola la secreción de cortisol, hormona reguladora de los pro­cesos inflamatorios.

Es beneficioso para el hígado. Previene el colesterol, ya que aumenta la producción de lipoproteínas de alta densidad (colesterol HDL).

El guaraná es bueno para muchos sintomas

Está indicado en casos de diarrea

En el aspecto nutritivo, el guaraná también destaca por su contenido en calcio, fósforo, potasio, magnesio, hierro y fibra. Puede ser una buena ayuda en las dietas de adelgazamiento, ya que si se toma un poco antes de las comidas, reduce el apetito y, por lo tanto, la ingesta de alimentos es menor.

Se suele vender en forma de cápsulas (se toman de 1 a 4 g diarios en las principales comidas) o como extracto en polvo; en este caso, se disuelve en medio vaso de agua o zumo de fru­ta, antes del desayuno.

En Brasil, las semillas de guaraná se tuestan a fuego lento, se machacan y se amasan con harina de mandioca y agua, for­mando una «pasta de guaraná», que se disuelve en agua y se bebe en el desayuno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *