Dulce Obesidad, Solución al Problema

Hablamos ahora de la que podríamos llamar la “dulce obesidad“, es decir; las obesidades abdominales tipo prediabéticas, primitivas o secundarias a una sobrealimentación.

Es también la llamada curva de la felicidad, esa amable colina que se eleva poco a poco desde la base del cuerpo humano, para caer después en la flaccidez de la decadencia.

Dulce Obesidad, Solución al Problema

En lo que a la alimentación se refiere no es que el que goce la halle corta; es que en realidad vive menos y además vive peor, pues exceptuando los momentos gozosos de la ingesta, en la que se paladean y degustan las viandas; el resto del tiempo el organismo reclamará atención; comenzando por somnolencia, posiblemente digestiones pesadas y, en cuanto se establezca el sobrepeso; se advertirá la falta de agilidad. En estas circunstancias el que sufre es el corazón, como ya dije con anterioridad.

singrasa

Soluciones Nutritivas

Busquemos soluciones; el régimen cetonúrico es una para estos casos, ya que constituye una dieta pobre en hidratos de carbono. El sujeto puede comer en cantidad normal los alimentos de la columna “poco riesgo” marcados con cero o 0,5 (carnes, pescados, mariscos, quesos, huevos, embutidos, etc.) sin alcohol y sin grasas.

Por tanto, se debe comenzar consumiendo los alimentos de la columna “poco riesgo”; marcadas con cero o 0,5 hasta que el test de orina realizado todas las mañanas aparezca positivo fuerte (esto significa que se han vaciado los recursos de azúcar del organismo). Para que esto suceda se necesitan aproximadamente de dos a cinco días.

frutas

Una vez que se ha vaciado el organismo de azúcar, es decir; cuando aparece en el test el resultado de positivo fuerte, se vuelve a incorporar a la dieta una alimentación dulce; comenzando por los alimentos con menos azúcar, o sea, alimentos de la columna “riesgo medio” (legumbres, frutas, etc.) y después recurrir a los de la columna “riesgo importante” (pan, arroz, etc.).

La reacción que se verificará todas las mañanas será menos coloreada a medida que introduzcamos los azúcares en la alimentación (positivo fuerte a positivo débil).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *